18 de junio 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

Este jueves se conocieron los datos de una nueva Encuesta de Ocupación y Desocupación en el Gran Santiago, estudio del Centro de Microdatos de la Universidad de Chile que reveló una tasa de desempleo de 11,3% durante marzo.

Con esto, el país registra cifras de desempleo de dos dígitos desde diciembre del 2020, tanto a nivel nacional como regional.

En este contexto marcado por la crisis económica de la pandemia, la brecha de género y la informalidad del empleo emergen como dos de los nudos críticos de la situación laboral del país.

[irp posts=»22122″ name=»Encuesta U. de Chile: Desempleo llega a 11,3% en marzo en toda la región Metropolitana»]

De acuerdo a la última Encuesta Nacional de Empleo del Instituto Nacional de Estadísticas, Chile tiene una tasa de informalidad del empleo de 26,5%.

«Sabemos que hay una parte importante de empleo que es informal. La necesidad del país de empleos de calidad que permitan aumentar el consumo en forma estable sigue pendiente», advirtió Alejandro Alarcón, académico de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile.

Alarcón sostuvo que «es muy importante que, además de los subsidios a las familias, también hayan subsidios que incentiven el funcionamiento del mercado laboral».

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) también alertó sobre este problema en los continentes.

[irp posts=»22069″ name=»Cepal advierte que el aumento de pobreza y desigualdad durante la pandemia no se revertirá el 2021″]

Su secretaria ejecutiva, Alicia Bárcena, indicó que «se espera un lento crecimiento en los próximos años, lo cual hará muy difícil la recuperación del empleo y remontar la informalidad, que en la región asciende a más de 54%».

La brecha de género en el trabajo es otra de las aristas que preocupa a la Cepal, ya que durante la pandemia las mujeres fueron las más afectadas.

«Han sufrido una década de retroceso en participación laboral», anunció Bárcena.

[irp posts=»17183″ name=»Informe Cepal 2020: Pandemia profundizó pobreza extrema en América Latina»]

En Chile el desempleo en mujeres es un 1,2% mayor al desempleo en hombres.

Esta diferencia, a su vez, refleja problemas estructurales  profundizados durante la pandemia, como la desigual distribución de tareas domésticas y las brechas salariales.

«Las mujeres han tomado un rol más protagónico en las labores domésticas, muchas mamás han tenido que tomar el rol de profesoras», explicó la economista Luz María Koch.

«En todos esos quehaceres, no encuentran el espacio para poder trabajar y le han dado prioridad al ingreso más alto, que en muchos casos es el masculino. Eso ha significado que han salido del mercado laboral».