23 de enero 2022

Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

El caso de Valeria Vivanco dio un vuelco cuando ayer a la tarde de,cuando la PDI informó que funcionarios de la institución fueron suspendidos de sus labores en el marco de la investigación además de instruir un sumario administrativo, “con el propósito de establecer posibles responsabilidades en este ámbito”.

En esa línea, un informe del Laboratorio de Criminalística (Lacrim) de la PDI fue el primero en revelar que una bala y una pistola marcha Jericho, de la propia institución, eran parte del caso.

Y si bien en primera instancia se analizó la posibilidad de que la bala se le cayera por accidente a uno de los detectives o se les haya disparado en un descuido, lo cierto es que el proyectil tendría ADN de la víctima, por lo que las pesquisas se redirigieron a sus propios compañeros.

El fiscal de delitos violentos de la zona metropolitana Sur, Christian Toledo, había detectado contradicciones en los relatos de los detectives, que si bien decían que no percutaron sus pistolas ese día, trazas químicas en las manos de un policía contaban aparentes restos de pólvora.

El análisis de la policía uniformada habría confirmado el uso del arma de la PDI, pero no el origen de la bala, pues los peritos no pudieron establecer el vínculo entre las dos. Y fue ante ese escenario que el Ministerio Público tomó la decisión de enviar la prueba balística al FBI.

Hasta ahora, la Fiscalía Metropolitana Sur pesquisa los delitos de obstrucción a la investigación, alteración del sitio del suceso e incluso alguna responsabilidad en la modificación de un informe, que pudiera, o no, haber afectado la tramitación de la causa, que en este minuto tiene a dos imputados en prisión preventiva por el crimen de la subinspectora Valeria Vivanco.

Estas personas se entregaron en esta causa y fueron formalizadas, a partir de declaraciones de testigos y del equipo policial, así como de informes preliminares, en circunstancias que conducían un vehículo que horas antes había participado en otro homicidio en Puente Alto.
Este último hecho era el que precisamente estaba siendo indagado por el equipo de la Brigada de Homicidios (BH) que integraba la subinspectora Vivanco el día del hecho.

La madre de uno de los jóvenes detenidos indicó que los jóvenes son inocentes y que, según ellos dijeron, no efectuaron tiros aquel día, y que la única posibilidad de haber matado a la subinspectora hubiera sido mediante un atropello.

COMPARTE ESTA NOTA
COMENTA ESTA NOTA