19 de octubre 2021

Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

Sacerdotes católicos franceses han abusado sexualmente de más de 200.000 niños en los últimos 70 años, reveló una gran investigación publicada el martes 5 de febrero, y sus autores acusaron a la Iglesia Católica de hacer la vista gorda durante demasiado tiempo.

La iglesia ha demostrado una “indiferencia profunda, total e incluso cruel durante años”, protegiéndose a sí misma en lugar de proteger a las víctimas del abuso sistémico, dijo Jean-Marc Sauvé, jefe de la comisión que compiló el informe.

La mayoría de las víctimas eran niños, dijo, muchos de ellos de entre 10 y 13 años.

La iglesia no solo no ha tomado las medidas necesarias para prevenir los abusos, no los ha denunciado y, en ocasiones, ha puesto conscientemente a los niños en contacto con depredadores, según el informe.

El jefe de la conferencia de obispos de Francia, Éric de Moulins-Beaufort, dijo que era una vergüenza para la Iglesia, pidió perdón y prometió actuar.

Las revelaciones en Francia son las últimas en sacudir a la Iglesia católica a raíz de una serie de escándalos de abuso sexual en todo el mundo, que a menudo involucran a niños.

La comisión fue creada por obispos católicos en Francia a fines de 2018 para arrojar luz sobre los abusos y restaurar la confianza del público en la iglesia frente a un panorama de congregaciones en disminución, y funciona de forma independiente.

Sauvé dijo que el problema persiste, y agregó que hasta la década del 2000 la Iglesia mostró total indiferencia hacia las víctimas, solo adoptando un cambio real de actitud entre 2015 y 2016.

Las enseñanzas de la Iglesia Católica sobre temas como la sexualidad, la obediencia y la santidad del sacerdocio han ayudado a crear puntos ciegos que han permitido el abuso sexual del clero, dijo Sauvé, y agregó que la institución necesita remodelar su enfoque de estos temas para restaurar la confianza de la sociedad.

La iglesia debe asumir la responsabilidad de lo sucedido, dijo la comisión, y asegurarse de que los informes de abuso se transmitan a las autoridades judiciales.

También debe ofrecer una compensación económica adecuada a las víctimas, “que, si bien no son suficientes (para abordar el trauma del abuso sexual), son indispensables para completar el proceso de reconocimiento”.

La comisión agregó una lista de recomendaciones, que incluyen la verificación sistemática de los antecedentes penales de cualquier persona designada por la Iglesia para tener contacto frecuente con niños o personas vulnerables y la capacitación adecuada para los sacerdotes.

COMPARTE ESTA NOTA
COMENTA ESTA NOTA