7 de diciembre 2021

Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

El Cuarto Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santiago condenó a Mario Enrique Silva Moya a la pena de presidio perpetuo calificado, en calidad de autor los delitos consumados de robo con intimidación (siete), dos robos con intimidación en concurso real con abuso sexual y cuatro robos con violación. Ilícitos perpetrados entre enero y marzo de 2019, en diversas comuna de la ciudad.

En fallo unánime se aplicó, además, a Silva Moya las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos por el tiempo de vida del condenado, más la sujeción a la vigilancia de la autoridad por el término de 20 años.

Una vez que el fallo quede ejecutoriado, el tribunal dispuso que se proceda a la toma de muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella genética e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados.

El tribunal dio por acreditados, más allá de toda duda razonable, que el 13 de enero de 2019, Silva Moya abordó a dos víctimas de 16 y 17 años respectivamente, cuando caminaban por avenida Matta al poniente, en la comuna de Santiago, les preguntó por una dirección y, posteriormente, exhibiéndoles un cuchillo, les exigió la entrega de sus pertenencias, pasándole las víctimas sus teléfonos celulares y dinero en efectivo, tras lo cual el acusado se dio a la fuga.

En tanto, el 18 de enero de 2019, el acusado se aproximó a una joven de 19 años de edad, y a su amigo de 15 años, en las inmediaciones del Parque Bicentenario, comuna de Vitacura, a quienes preguntó por otra dirección, para luego exigirles algo de valor; entregando uno de ellos la suma de $2.000. Acto seguido, Silva Moya les mostró un cuchillo y los condujo por la avenida Presidente Riesco, al norte, hasta el río Mapocho, lugar donde obligó a la muchacha a realizarle actos de connotación sexual, bajo amenaza de muerte a su acompañante, entre otros delitos acreditados.

COMPARTE ESTA NOTA
COMENTA ESTA NOTA