15 de abril 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

El 7 de diciembre de 2002, en el contexto de una ocupación ilegal en la comuna de Angol, región de La Araucanía, el comunero mapuche Álex Lemún, de 17 años, recibió un disparo en la cabeza, lo que lo dejó con muerte cerebral, falleciendo cinco días después en una clínica en Temuco.

El autor del disparo fue el coronel (r) de Carabineros, Marco Aurelio Treuer Heysen, quien fue sentenciado por el Tribunal Oral en lo Penal de Angol a siete años de cárcel por el hecho. Según la sentencia, el ex uniformado conocía «lo letal» de la escopeta Winchester con la que le quitó la vida a Lemún.

Treuer, que se desempeñaba como comisario de la 1ª Comisaría de Angol al momento de los hechos, fue condenado por homicidio simple. Los jueces Eduardo Rojas, Ximena Saldivia y Luis Pacheco, desestimaron la hipótesis querellante, que pedía homicidio calificado.

Este es el segundo juicio por el crimen de Lemún, luego que en 2021, la Corte de Apelaciones de Temuco ordenó un nuevo proceso, accediendo a los recursos de nulidad presentados por el INDH, entre otras instituciones.

Debido a lo anterior, el general en retiro ya había cumplido 3 años de condena en prisión preventiva y arresto domiciliario total, por lo que, según señaló el magistrado Eduardo Rojas, le servirán de «abono» en esta nueva sentencia.

Por lo mismo, la sentencia estipula que «a través de determinaciones no suficientemente justificadas se dio por establecidas circunstancias atenuantes (…), conllevando a que la sentencia impusiera al acusado una pena inferior a la que hubiera correspondido de no haber concurridos estas circunstancias».

Al respecto, se explayó la directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos, Consuelo Contreras, quien señaló que «la condena contra el ex carabinero Marco Treuer (…) genera un mensaje claro y efectivo en cuanto a que en el futuro estas violaciones no serán condonadas ni toleradas».