13 de julio 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

La Corte de Temuco acogió el recurso de apelación interpuesto por el Ministerio Público y querellantes y decretó el arresto domiciliario total del oficial de Carabineros Manuel Alejandro Martínez López, imputado como autor del delito consumado de lesiones graves gravísimas, en el marco de las movilizaciones sociales registradas en la ciudad, en octubre de 2019.

En fallo dividido, la Primera Sala del tribunal de alzada dio lugar a la acción cautelar deducida y revocó la resolución dictada el jueves 27 de enero recién pasado por el Juzgado de Garantía de Temuco, ordenando el arresto total del teniente coronel Martínez López, por considerar que dicha medida garantiza en esta etapa procesal, los fines del procedimiento.

Según el ente persecutor, en horas de la tarde del 19 de octubre de 2019, la víctima se encontraba participando en una manifestación en las inmediaciones de la avenida Caupolicán con calle Manuel Montt, comuna de Temuco, momento en que efectivos de Fuerzas Especiales de Carabineros al mando del comisario de la Primera Comisaría de Fuerzas Especiales de Temuco, al momento de los hechos mayor de Carabineros Manuel Alejandro Martínez López, ordenó y dirigió una intervención con carros lanzaagua y gases químicos destinada a la remoción de barricadas y a dispersar a los manifestantes.

[irp posts=»14169″ name=»General Director de Carabineros declarará como imputado por delitos de DDHH durante el estallido social»]

En dicho contexto, alrededor de las 22 horas, en la esquina de las calles Antonio Varas y avenida Caupolicán, el imputado Martínez López, utilizando su escopeta de servicio, realizó tres disparos apuntando directamente al tercio superior del cuerpo de Luis Jiménez, quien se había separado del grupo de manifestantes.

Uno de los perdigones (posta de 8 milímetros) impactó a la víctima directamente en el rostro, provocándole un traumatismo ocular grave, por lo que fue derivado a servicios de salud locales y, posteriormente, al Hospital Regional de Valdivia, donde se constató la pérdida total de la visión en el ojo derecho, requiriendo de dos cirugías para la extracción del proyectil, 15 días de hospitalización y 30 días de recuperación.