24 de mayo 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

Los diputados que conforman la bancada del Partido de la Gente (PDG): Karen Medina, Rubén Oyarzo y Gaspar Rivas, se refirieron a la situación del proceso constitucional, la que calificaron como “preocupante” e hicieron un llamado a enmendar el rumbo, ya que no apoyarían una tercer instancia.

Al respecto, el diputado Gaspar Rivas, expresó respecto al proceso constitucional que “creemos que, desgraciadamente, no está avanzando como hubiésemos esperado con una Constitución para los chilenos. Pasamos de tener de una Constitución hecha en dictadura por Pinochet y Guzmán, y luego rubricada por Ricardo Lagos, a tener lo que se llamó en su momento un adefesio de ultra izquierda progresista, y estamos terminando, por lo visto, con otros adefesio, esta vez de extrema derecha”. 

“No queremos estar eligiendo entre la Constitución de Pinochet, que ya debe ir al techo de la basura, y la Constitución del Partido Republicano y el candidato presidencial José Antonio Kast”, sostuvo el parlamentario.

En ese sentido, fundamentó sus críticas señalando que “esta Constitución, así como la anterior nos desbarranca en el precipicio del progresismo de la ultra izquierda radicalizada, nos hace retroceder. Por ejemplo, en materia de derechos para las mujeres como es el logro del aborto en tres causales. Nosotros, como bancada, estuvo en contra de la propuesta constitucional anterior, entre otras cosas, porque establecía el aborto libre. Esta Constitución va a un paso atrás y quita la posibilidad de que una mujer violada, que tiene un peligro cierto para la vida de su propio cuerpo o tiene un feto que es inviable con la vida extrauterina, ni siquiera pueda acceder al derecho al aborto”.

A lo anterior agregó que “en el caso también, y muy importante, de la salud, la educación y la previsión social, esta Constitución está eliminando el Estado social de derechos, que era una cosa positiva que tenía la propuesta constitucional anterior. Y finalmente, y no por eso menos importante, tiene la constitucionalización de las administradoras de fondos de pensiones. Es decir, es un retroceso, incluso más neoliberal, más hacia atrás, que la propia Constitución actual”.

Consultado respecto a un eventual tercer proceso, el diputado Rivas respondió que “es un tema que no hemos analizado, pero a priori el Partido de la Gente no está disponible, en general, para prestarse para una nueva cocina política. Creo que la época de las hojas en blanco ya pasó. Dos oportunidades para una hoja en blanco es suficiente. Tenemos que tener una nueva Constitución, pero si es rechazada en diciembre, tenemos que partir de la reforma profunda y fundamental del actual texto constitucional”.

“El país, la situación de crisis económica y de seguridad no da para un tercer proceso constituyente”, concluyó.

En tanto, su par, el diputado Rubén Oyarzo, fue enfático en manifestar que “les quiero recordar que nosotros nunca estuvimos de acuerdo con este proceso. Y siempre hicimos un llamado a que hubiera un plebiscito de entrada, que la gente tenía que manifestarse”. Asimismo, fue crítico en señalar que “lamentablemente vemos hoy día que la extrema derecha está echándose al bolsillo el proceso constitucional y está cometiendo los mismos errores que en el proceso anterior: sin diálogo, sin apertura a poder llegar a acuerdos, sin buscar el centro”.

“Es preocupante. Y esto es modo personal, si la cosa sigue así, voy a votar en contra del proceso constitucional. Porque me parece una vergüenza que estemos cometiendo los mismos errores, en el sector de la extrema derecha, que cometió la extrema izquierda. Queremos una constitución para todos los chilenos y chilenas, y no una Constitución para algunos pocos”, finalizó.

Mientras que la diputada Karen Medina, hizo un llamado a los consejeros para que “aprovechen esta oportunidad porque no estamos dispuestos a seguir perdiendo tiempo, a seguir jugando de las necesidades de la ciudadanía y a seguir botando recursos económicos en procesos fracasados donde cada ideología ha primado”.

Consultada sobre su postura de cara al próximo plebiscito de salida, respondió “es que hay que ver el texto, pero nos preocupa que esté demasiado cargado a la extrema derecha. La ciudadanía necesita hoy día un texto representativo del país, no de extremos”.