16 de abril 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

El embajador de Israel, Gil Artzyeli, abordó en extenso este fin de semana la polémica  decisión del Gobierno de Chile de excluir a empresas de su país de participar de la FIDAE 2024.

«Nos duele, pero no es un caso aislado, no comenzó con la FIDAE. Esto tiene un historial largo de una política antiisraelí transversal en muchos temas de parte del gobierno que es muy lamentable», dijo en entrevista con Mesa Central.

El diplomático, quien se desmarcó de la acción judicial que fue presentada por un abogado en Chile y que fue rechazada, afirmó que están analizando opciones para revertir la situación «incluido en organizaciones internacionales como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) o en la Organización Mundial de Comercio (OMC)” y afirmó que “es una discriminación, prohíben la competencia».

Además, aseguró que «desde el 7 de octubre (día del ataque de Hamás a Israel) no tengo ningún diálogo con el gobierno chileno».

«Al día siguiente llame a la Cancillería para hablar y después hasta mandé una carta formal. Hasta este instante 10 de marzo, a más de cinco meses, no he tenido ningún diálogo con la Cancillería», añadió.

Asimismo, reveló que «en un punto pensé que yo era problema, que no querían hablar conmigo, entonces llamé a Jerusalén y pido si el Presidente de Israel puede hablar con el Presidente de Chile, me dijeron que sí y de una forma muy discreta mandé un mensaje el 7 de noviembre con una persona cercana al Mandatario».

Según explicó, «agradecieron el pedido, dijeron que harían las averiguaciones y después de tres días de no recibir respuesta le dije a Jerusalén que hay que respetar al Presidente de Israel al igual que al Presidente de Chile y voy a decir que anulo el pedido porque en tres días no pudieron decir si es que hay disponibilidad. Desde entonces no hay ninguna relación ni contacto».

En ese sentido, acusó que «pensé que era yo, pero ni siquiera con el Presidente (Boric) y, en el caso de las credenciales, todavía ni me habían conocido, ni siquiera abrí la boca, quizás no es mi estilo y es algo en contra de mi país».

De igual forma, sostuvo que «yo no tengo acceso a la Cancillería, no quieren escucharnos. En el mundo diplomático la idea es hablar y cuando hay desacuerdos se necesitan más diálogos».

Por último, expresó que «no ha habido ningún gesto de empatía hacia Israel, llegaron al país más de cien visitas oficiales; Francia, Reino Unido, Estados Unidos, Alemania. Todo el mundo democrático ha ido. No pido que el gobierno de Chile vaya a Israel, una llamada solamente después de lo que ha pasado».