16 de abril 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

Mediante una carta nombrada «Por Chile», el ex equipo de salud que tuvo a cargo la gestión y estrategia sanitaria para mitigar la expansión y circulación del coronavirus en Chile, planteó al menos nueve puntos y su compromiso de ponerse a disposición para ayudar ante el brote epidémico provocado por el Virus Sincicial Respiratorio (VRS).

La misiva, dirigida el Presidente Gabriel Boric, y que fue firmada por Jaime Mañalich, ex ministro de Salud; Enrique Paris, ex ministro de Salud y presidente del Instituto de Políticas Públicas en Salud U. San Sebastián; Karla Rubilar, ex ministra Vocera de Gobierno y jefa de la unidad de Salud Pública U. Autónoma;  y Luis Castillo, ex subsecretario de Redes Asistenciales y decano de la Facultad de Ciencias de la Salud U. Autónoma.

Las propuestas son:

1. Implementación, en el Ministerio de Salud, de un Coordinador Nacional de Gestión de Camas Críticas Pediátricas y Camas Críticas de Adultos, para escenarios de corto – mediano y largo plazo, con la experiencia suficiente y que tenga la autonomía, el conocimiento de la red asistencial de salud y sea capaz de liderar la reconversión de camas básicas e intermedias en camas UCI, en base a las necesidades por parte del sistema de salud en su conjunto. En la actual circunstancia, debería ser una gestión de intensivistas pediátricos.

2. Reactivar la red integrada de salud, al igual como se hizo durante la pandemia, donde las capacidades técnicas del sistema, profesionales y equipos de salud, público – privados, fueron puestos a disposición de los pacientes y la ciudadanía en general con la finalidad de priorizar aquellos casos que necesiten una cama crítica o bien estén en condiciones de tratamientos intermedios.

3. Aumentar la dotación de camas críticas disponibles. Durante la pandemia se pasó de una capacidad instalada de 1.313 camas de adulto, en abril de 2020, a 4.544 en mayo de 2021. Lo anterior, porque «entendimos el sentido de urgencia que requería la coyuntura sanitaria que estábamos enfrentando, como fue el caso de la pandemia por coronavirus. Hoy se puede lograr reconvertir áreas de adulto a Intermedio Pediátrico, al igual que aumentar las Unidades Intensivas, con respiradores, oxígeno de alto flujo, etc».

4. La Alerta Sanitaria vigente da el marco adecuado para gestionar mejor el brote epidémico de Virus Sincicial Respiratorio, pero no se están utilizando todas las facultades que ese Decreto ofrece. «Hacemos un llamado a hacer uso de toda la amplitud de este instrumento. Lo anterior con la finalidad de priorizar a las personas, pacientes y dotar de insumos, humanos, técnicos y equipamiento, a los equipos de salud en las unidades en todo Chile».

5. Mejorar y fortalecer la comunicación de riesgo con campañas masivas, oportunas, claras y que ponga a las personas en el centro. Con mensajes claros tanto para el sistema de salud, los medios de comunicación y la ciudadanía. Que sea información veraz, de calidad, clara y eficaz.

6. Conocer con exactitud y en detalle el número de pacientes infectados, el número de consultas de urgencia, el número de hospitalizaciones y el número de requerimientos de camas de unidad de pacientes críticos. Además, el número de pacientes que requieren ventilación mecánica. En este mismo ámbito, se requiere conocer con exactitud la disponibilidad de camas UCI públicas y privadas disponibles, por región y zona del país, así como el número de pacientes conectados a ventilación mecánica.

7. Aumentar la capacidad de resolución de la atención primaria a través de salas IRA – ERA e implementar unidades de atención prolongada en los SAPU y SAR.

8. Gestionar adecuadamente los pacientes que requieran de ventilación hacia las unidades de mayor complejidad. Derivar a los pacientes que no estén ventilados a unidades de menor complejidad y transferir los pacientes de mayor peso a unidades de intensivo adulto junto con definir las capacidades y sistemas de traslado.

9. Reforzar las medidas de autocuidado en la ciudadanía y mejorar la difusión de las mismas tanto en el sistema público como privado de salud. Aquí es fundamental al menos: insistir en el lavado de manos dada la conocida transmisión por fómites del VRS, uso de mascarillas en lugares de alta concentración, extender postnatal a madres de lactantes prematuros hasta el año de edad, aislar a niños pequeños, reforzar la campaña de vacunación, entregar más recursos a la Atención Primaria de Salud, y disponer de tratamientos que están descritos en las Guías Clínicas del Minsal para el tratamiento de esta infección en prematuros con anticuerpo monoclonal.

«Como equipo humano y de profesionales reafirmamos nuestro compromiso con las chilenas, chilenos, y con todos quienes viven en nuestro país. Estamos conscientes que estamos atravesando nuevamente una coyuntura sanitaria que no da tregua, que genera incertidumbre y donde habrán vidas humanas en riesgo. Pero también sabemos que no podemos quedarnos de brazos cruzados y que las ideologías quedan al margen cuando se trata de proteger y cuidar la vida, el bienestar y la salud de las personas. Ese es nuestro compromiso y nos ponemos a disposición de Chile», concluyeron.