24 de junio 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

La Contraloría General de la República concluyó el sumario iniciado a Carabineros, a partir de una serie de denuncias realizadas contra la institución policial por los hechos ocurridos en el denominado estallido social.

Desde el organismo sostuvieron que se trata de una «medida inédita» y que las conclusiones están basadas sobre «hechos objetivos».

El proceso sumarial se realizó para determinar eventuales responsabilidades administrativas de superiores y personal de Carabineros, tras la recepción de una serie de denuncias debidamente individualizadas, relativas al actuar de la policía uniformada a contar del 18 de octubre de 2019 y hasta el 31 de diciembre del mismo año.

En el comunicado de la Contraloría, se informó que el resultado del sumario fue enviado a las autoridades competentes «para la aplicación de medidas disciplinarias».


Propuestas de Contraloría

Se sugirió la suspensión del director nacional de Apoyo a las Operaciones Policiales, general Enrique Bassaletti, quien se desempeñó como jefe de Zona Este, durante las manifestaciones.

Además, la suspensión del ex jefe de la zona Metropolitana y actual director nacional de Personal, general Mauricio Rodríguez. Misma medida para el general en retiro, Jorge Ávila, ex jefe de zona de Control de Orden Público.

Se trata de la segunda medida disciplinaria mas altas que se le puede aplicar a un funcionario público.

El general director, Ricardo Yáñez, fue notificado y deberá recabar la información con la autoridad civil, es decir, el Ministerio del Interior.


Responsabilidades administrativas

El sumario acreditó que los generales Rodríguez, Bassaletti y Ávila infringieron la norma y no adoptaron medidas para corregirlas, sobre la dispersión de gases antidisturbios en cercanías de hospitales. Esto a partir del uso de estos en hospitales Felix Bulnes, Exequiel González Cortes, Clínica Santa María, entre el 4 y el 11 de noviembre de 2019.

Contraloría, además, detectó diferencias en la composición de balines. Los generales Ávila y Rodríguez instruyeron acotar o disminuir el uso de escopetas a partir del 27 de noviembre en las cercanías de Plaza Italia. Es decir, no fue resuelto a tiempo, según la consideración del ente fiscalizador.

Respecto de la disponibilidad de carros lanza aguas para disolver manifestaciones, dos generales (Jorge Valenzuela, entre ellos) fueron absueltos porque se ajustaron a la situación presupuestaria.

También fue absuelto el general Enrique Monrás al demostrarse que inició un sumario y apartó de sus funciones a un uniformado por uso inadecuado de escopetas de balines.