17 de abril 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

La Expresidente de la República, Michelle Bachelet, abordó el avance de la extrema derecha, tanto a nivel nacional como internacional, y en su análisis señaló la necesidad de que el denominado «progresismo» cuestione el «cómo le estamos hablando a la gente» en la transmisión de ideas y las diferencias con el extremo político de derecha.

La exmandataria participó del programa «¿Y ahora qué?» de la diputada Karol Cariola, donde fue consultada respecto a la unidad del oficialismo y cómo enfrentar el surgimiento de nuevas fuerzas políticas.

En ese contexto, señaló que «es importante que todos los sectores democráticos y que quieren el progreso en nuestro país, puedan unirse porque necesitamos poder seguir avanzando en fortalecer la democracia, fortalecer los Derechos Humanos, asegurar las oportunidades para todos y en eso, en contexto de extrema derecha, no es posible».

De esta forma, planteó que «tal vez lo que hay que arriesgar desde el punto de vista del progresismo, por llamarlo así, es cómo le estamos hablando a la gente y si nuestra narrativa le está llegando. ¿Qué es lo que yo veo? Es que nosotros hablamos desde el cerebro, desde la racionalidad y estos grupos (de extrema derecha) le están hablando a la emoción, al corazón, al miedo, fundamentalmente al miedo».

«Entonces, con un mensaje que es muy simple y que dice ‘yo tengo la solución a su problema’, lo que no es efectivo, y es así y entonces la gente dice ‘ah, ellos son’. Y yo creo que ahí implica a nosotros también hacer una autocrítica, de ver si hemos sido capaces de, primer lado, de no entregar banderas que siempre han sido del progresismo, porque la seguridad de las personas es un derecho humano», agregó.

En ese sentido, indicó que «tenemos problemas de seguridad que este gobierno está tratando muy seriamente de enfrentarlos, son problemas que no son fáciles, pero creo que nosotros por eso tenemos que aprender a hablarle al cerebro, pero al corazón de las personas mucho más, porque siento que ahí –que como digo he estado en muchos países- y he visto este mismo fenómeno».

Por último, expresó que «veo con tremenda preocupación lo que ha sido una suerte de irrupción en el panorama político nacional e internacional de la extrema derecha. Y lo vimos nosotros en el último ejercicio constitucional, donde se buscaba limitar derechos, transformar a nivel constitucional, derechos que se habían logrado por ley, pero que eran como el piso».