21 de julio 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

La familia de César Barría Reyes, trabajador quemado durante una ignición en Astilleros y Maestranzas de la Armada (Asmar), ocurrida en Punta Arenas el pasado lunes, denunció negligencias del Instituto de Seguridad del Trabajo (IST), asegurando que aún no realizan el traslado necesario para el paciente que actualmente se encuentra en estado crítico y con riesgo inminente de muerte.

El accidente, que de acuerdo a un comunicado de la empresa se produjo por «un incendio en el taller de estructura», terminó con otros tres trabajadores heridos, de los cuales uno ya fue dado de alta y dos reciben cuidados intensivos. Uno de estos últimos, al igual que Barría, necesita ser trasladado a un recinto que cuente con una unidad de pacientes quemados.

Claudia Figueroa, cuñada de una de las hermanas de César Barría, expresó el descontento de la familia con la respuesta del IST, entidad responsable del tratamiento del paciente que actualmente se encuentra en el Hospital Clínico de Magallanes.

«Aún no es trasladado a un hospital que sí cuente con estos recursos, dicen que no encuentran camas disponibles, que no hay cupos disponibles. Ha sido una espera eterna, y cada minuto, cada segundo, es tremendamente valioso», señaló a Veritas Capitur.

Figueroa indicó que la mutual comenzó a gestionar el traslado del paciente el mismo día del accidente e incluso le habría recomendado a la familia no viajar hasta Punta Arenas.

«Le dijeron a las dos hermanas que no viajaran todavía, porque él iba a ser trasladado de urgencia a alguna de las redes asistenciales que ellos tienen, en donde puedan atender pacientes de esta complejidad», aseguró.

La familiar del trabajador también cuestionó las gestiones realizadas por el IST, las que no se condicen con la información que el hospital le entregó ayer a la hermana menor de Barría luego de realizar una cirugía en donde se habría confirmado que tiene el 90% de su cuerpo quemado y compromiso de órganos vitales.

«Habló con el médico de urgencia y él le vuelve a decir que él está muy mal, que en cualquier minuto va a morir y que en esas condiciones no lo pueden trasladar», explicó.

Esto contrastaría con el diagnóstico inicial entregado por el IST, que le habría dicho a la familia que las quemaduras solo afectaban al 70% del cuerpo del paciente y que, pese a la gravedad de las lesiones, su condición era estable.

Figueroa también criticó la respuesta de la empresa donde se produjo la ignición, ya que esta aún no se habría contactado con la familia de la víctima del accidente.

«En la salud de los trabajadores ha habido una negligencia por parte del IST, por parte de la empresa Asmar, en donde no han podido darle soluciones, que la familia pueda sentir que se están moviendo los recursos a favor de salvar estas vidas», remarcó.

[La medianoche del jueves, el trabajador César Barría murió debido a la gravedad de las lesiones]