13 de julio 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

«Estas lluvias fueron un fenómeno climático fuera de proporciones, una catástrofe que la fruticultura no había visto antes”, señaló el presidente de Fedefruta Jorge Valenzuela a la ministra de Agricultura, María Emilia Undurraga, y a la intendenta de O’Higgins Rebeca Cofré, durante la reunión con agricultores y autoridades locales en Malloa, es una de las “Zona Cero” de los daños que provocaron las intensas precipitaciones, desplazamiento de tierras, granizos y tormentas eléctricas de estas últimas horas.

En la actividad, el dirigente gremial -quien además es productor frutero en Malloa- fue acompañado por consejeros de Fedefruta y aprovechó dar un segundo reporte tras el frente que golpeó particularmente con fuerza en las zonas productivas en plena cosecha de fruta.

“En este momento, vemos que el cultivo frutal más afectado es la uva de mesa, y estimamos que el 50% de las variedades de media estación, que se estaba por cosechar entre Valparaíso y O’Higgins, se haya partido”, reveló Valenzuela, “sin considerar otros daños como la caída de fruta y parrones que no soportaron el peso del agua”.

[irp posts=»13975″ name=»Balance Onemi por sistema frontal: 1.500 aislados y 149 damnificados a nivel nacional»]

El presidente de Fedefruta agregó que el 40% del volumen de las exportaciones anuales de fruta fresca por parte de Chile corresponden a justamente a envíos de uva de mesa, “por lo que estas lluvias pueden generar problemas económicos y de empleo”. Junto con eso, informó sobre daños en carozos de la zona central como las ciruelas y los duraznos conserveros de exportación, como también, de los arándanos por cosechar de Ñuble hacia el sur.

En la zona de Malloa, en particular, cayeron 75 milímetros de agua en menos de 24 horas, “lo que unido al calor y los 29 grados que ha habido este domingo en la Región de O’Higgins, generan un escenario propicio para la proliferación de hongos y enfermedades”.