6 de diciembre 2021

Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

La Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) solicitó la liberación inmediata de los cuatro comuneros mapuche detenidos el pasado 8 de junio en Traiguen, Chile.

«Su arbitraria detención no está justificada y pone en evidencia una política de represión y control social dirigida a menoscabar la vida de los comuneros mapuche, y en particular son un testimonio de la persecución a la familia Pichún, cuyos integrantes han sido víctimas de estigmatización y falsos montajes judiciales desde el año 2000″, explicó la FIDH.

Los comuneros mapuche Carlos Pichún Collonao, su hijo de 12 años, y otros tres integrantes de la comunidad de Temulemu, Eduardo Márquez Inal, Cristofer Pino Curin, Víctor Marileo Ancapi fueron interceptados por tres patrullas de la policía y obligados a bajar de su vehículo. Posteriormente, fueron esposados, apresados y acusados de presuntamente transportar armas de alto calibre, entre otras.

LEE TAMBIÉN > Senador Huenchumilla responsabilizó a las forestales por violencia rural en el BíoBío y La Araucanía

Actualmente los cuatro comuneros mapuche se encuentran en prisión preventiva por cuatro meses en la cárcel de Temuco, negándoseles el 18 de junio el cambio de medida cautelar de prisión preventiva por la de arresto domiciliario y la posibilidad de recibir visitas de sus familiares.

Asimismo, la FIDH invocó al Estado chileno a «cesar todas las acciones y métodos represivos dirigidos a las comunidades mapuche y, sobre todo, a las que se encuentran en proceso de recuperación de tierras».

Listado de solicitudes de la FIDH a Chile:

-Una investigación imparcial que tome en cuenta los principios de presunción de inocencia, debido proceso, y que se encuentre en estricto cumplimiento de los principios de legalidad, necesidad y proporcionalidad de la pena.

-En el contexto de la pandemia exigimos al Estado de Chile que se tomen medidas de detención domiciliarias dirigidas a los actuales presos mapuche que se encuentran en prisión preventiva y en huelga de hambre. En el caso de los presos chilenos fueron liberados más de 1500 reos a nivel nacional, pero ninguno mapuche, poniendo en evidencia una actitud racista de parte de las autoridades chilenas.

-Garantizar la protección del hijo de Carlos Pichún, haciendo un llamado a que se respete y proteja la vida y los derechos de las niñas, niños y adolescentes mapuches quienes han sido víctimas de la violencia policial.

-Condenar las violaciones de los derechos de las y los niños mapuche, siguiendo las recomendaciones de la CIDH que ha recordado al Estado chileno su obligación de esclarecer judicialmente los actos de violencia, sancionar a los responsables y reparar las consecuencias de dichos hechos.

COMPARTE ESTA NOTA
COMENTA ESTA NOTA