21 de febrero 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

El nuevo ministro secretario general de la Presidencia, Giorgio Jackson, reiteró la postura del Gobierno frente al retiro de querellas por ley de seguridad del Estado en el marco del estallido social, y abordó la relación de la administración entrante con la Convención y la polémica que generaron los acuerdos por la presidencia del Senado. Consultado por las prioridades que tendría el Gobierno, Jackson afirmó que lo comunicarán durante la próxima semana, puesto que primero se reunirán con la Cámara de Diputados, el Senado, y las bancadas «para poder tener una visión más panorámica de también cuáles son las prioridades que más le preocupan al Congreso».   

En ese sentido, el secretario de Estado dijo estar consciente de que existe un Congreso «con una diversidad probablemente nunca antes vista en términos de la cantidad de partidos políticos que hay, y de la complejidad que va a significar, sin duda, conseguir la mayoría», pero enfatizó que la determinación del Ejecutivo es «conseguir los acuerdos para que los cambios que queremos que se realicen, sean sostenibles en el tiempo», afirmó. De todas maneras, y tal como se conoció esta semana, el Gobierno de Boric retirará 139 querellas por Ley de Seguridad del Estado en el marco del estallido social, frente a lo que Jackson afirmó que esto fue parte de la campaña y que no debería ser una sorpresa para nadie. «Quienes nos conocen saben que esto era algo que nos preocupaba, al mismo tiempo que conseguir verdad, justicia y reparación para quienes fueron víctimas de violación a los derechos humanos», afirmó.  

Jackson recalcó que lo anterior incluye la preocupación por reparar a los pymes que sufrieron daños, lo que definió como parte de una agenda «que busca curar esas heridas de forma que podamos avanzar a un nuevo Chile». Por otro lado, recalcó la disposición del Gobierno para colaborar a través de la Segprés en los aspectos técnicos y administrativos con la Convención, aunque recordó que éste es un órgano autónomo.  

«Los tiempos apremian, es cierto, y esperamos que se dé el mejor clima posible para que esos acuerdos se puedan llevar adelante», destacó. Frente a la polémica que se generó por la mesa del Senado, por el acuerdo de gobernabilidad que entregó la presidencia al nuevo oficialismo y que no dejó conforme a todos, especialmente a RN, Jackson dijo valorar positivamente el acuerdo que permitirá «la gobernanza de ambas cámaras puedan tener representación de las distintas fuerzas».  

«En el Senado, hay una repartición entre ambas fuerzas porque había un empate y en la Cámara de Diputados y Diputadas se logró una versión bastante sui generis en seis períodos distintos para poder tener representación de todas las fuerzas y sensibilidades para conducir el hemiciclo», complementó. Jackson remarcó que «al menos nosotros estamos conformes que se hayan podido lograr estos acuerdos, esperamos poder trabajar con todas las mesas para avanzar en la agenda legislativa».