21 de abril 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

El ministro de Hacienda, Mario Marcel, y los jefes de bancada de los senadores y diputados DC, Yasna Provoste y Eric Aedo, junto con el presidente del PDC, Alberto Undurraga, firmaron un protocolo de acuerdo sobre el Pacto Fiscal, el que se traduce en un mecanismo progresivo en que se incrementen impuestos personales para personas que ganen más de $4,5 millones y se adicionó un mecanismo para incrementar carga de dividendos accionarios de las rentas del capital.

Recordemos que la propuesta del Ejecutivo establecía el alza a los tramos de impuestos personales a los tramos de ingresos de 50 a 70 UTA ($3.200.000). La menor recaudación, de acuerdo a los consignado en el protocolo, será compensada con impuestos sobre rentas del capital, en el marco de la implementación de un sistema dual como régimen general de impuestos a la renta, con excepciones para no afectar a las pensiones.

Sobre esto, la senadora Provoste señaló que «esta compensación debe provenir de las personas con mayores ingresos y no cargarle nuevos impuestos a la clase media profesional, como proponía la fórmula inicial del gobierno».

«Si la derecha quiere seguir castigando a los sectores medios es lamentable. Nosotros en tanto desde el Congreso Nacional con las bancadas parlamentarias de la DC, claramente, no lo vamos a hacer. Vamos a proteger a las clases medias», agregó la parlamentaria.

Con esta firma, la DC también respalda y espera una aprobación del Proyecto de Ley de Cumplimiento de las Obligaciones Tributarias.

Además del aumento se contemplan medidas para la clase media tales como la inclusión de gastos en arriendo y cuidados como descuentos a la base imponible del impuesto global complementario; reformas al régimen Pyme para mejores condiciones para su desarrollo; la creación de un fondo de créditos tributarios para proyectos de inversión; y la rebaja del impuesto de primera categoría de 27% a 25%.

Finalmente, las partes afirman que de esta manera «el Proyecto de Ley de Reforma del Impuesto a la Renta conservará la meta de recaudación de 0,6% del PIB, manteniendo plenamente financiada la agenda de Pactos Fiscal.