29 de enero 2023

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

El ex presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ingresó este lunes a un hospital en Florida -el AdventHealth Celebration, a las afueras de Orlando, reportó O Globo-, en EEUU, producto de dolores abdominales.

Recordemos que el ex mandatario sufrió un apuñalamiento durante la campaña electoral de 2018, por lo cual se ha debido someter a cuatro cirugías, que -sin embargo- no lo han privado de los dolores abdominales que lo han obligado a internarse en varias ocasiones.

La hospitalización de Bolsonaro se da justo un día después de que una gran cantidad de sus adherentes asaltaran las sedes de los tres poderes del Estado en Brasilia.

“Bolsonaro no esta aquí”

Consultada por Efe, una operadora telefónica del hospital negó que el expresidente de Brasil estuviera allí.

La funcionaria se limitó a responder así a la pregunta y no quiso responder a otra pregunta para saber si estuvo en algún momento y que fue dado de alta.

En las inmediaciones del AdventHealth Celebration Hospital, Efe pudo comprobar que no había un dispositivo de seguridad fuera del normal ni tampoco presencia de bolsonaristas.

El portal Nossagente.com, que brinda información a la comunidad brasileña en Florida, significativamente no se hizo eco de la supuesta hospitalización del expresidente el día después de los graves sucesos protagonizados por bolsonaristas que invadieron las sedes de los tres poderes estatales el domingo en Brasilia y ya fueron controlados.

La noticia de la hospitalización se propagó inmediatamente por las redes sociales y llegó a los periodistas que hacen guardia en el barrio cerrado de Orlando donde está residiendo Bolsonaro estos días como huésped del luchador brasileño de artes marciales mixtas José Aldo.

Nossagente.com sí publicó una información que da cuenta de que el exmandatario está haciendo una vida de ciudadano común en Orlando, de la que dan fe personas que se han cruzado con él en una pizzería y establecimientos comerciales y lo han saludado y se han hecho fotos con él.

En los alrededores del barrio donde está la casa de Aldo, EFE pudo constatar la presencia de varias personas con camisetas con los colores de la bandera de Brasil que dijeron que habían acudido allí con el propósito de saludar a Bolsonaro.