17 de abril 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

Este viernes la Ofician del Portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos dio a conocer dos documentos desclasificados en que se confirma que dicho país sabía que en la Armada habían oficiales con planes para el Golpe de Estado de 1973 en Chile y que demandaban el apoyo del resto de las fuerzas, además señalan indicios de lo que sería un trabajo antigubernamental entre oficiales y grupos ultraderecha como Patria y Libertad.

Se trata de dos Informes Diarios del Presidente de Estados Unidos, entonces Richard Nixon, relacionados con Chile y que tienen fecha del 8 de septiembre y del 11 de septiembre de 1973.

En estos documentos se informa a Nixon que «en Chile hay planes de algunos oficiales de la marina para poner en acción sus fuerzas militares contra el gobierno de Allende (…) se han recibido en Chile varios informes que indican la posibilidad de un intento de golpe de estado militar».

Según se detalla, «los disturbios se centran en la marina, cuyos miembros han estado nerviosos ante el inminente nombramiento de un nuevo jefe de servicio».

Y agrega que «los hombres de la marina que conspiran para derrocar al gobierno reclaman ahora el apoyo del ejército y la fuerza aérea. Aún no hay pruebas de un plan de golpe de Estado coordinado entre los tres servicios. Los generales del ejército han estado hablando de (…) aumentar la influencia de los militares en el gobierno».

Además, señalan que «si los exaltados de la marina actúan creyendo que recibirán automáticamente el apoyo de los demás servicios, podrían verse aislados».

Asimismo, se advierte que «también hay indicios que oficiales navales podrían estar planeando acciones antigubernamentales conjuntas con movimientos de ultraderecha como Patria y Libertad que ha estado bloqueando carreteras y provocando enfrentamientos con la policía nacional, aumentando la tensión causada por las continuas huelgas y movimientos políticos de oposición».

También se hace una observación respecto a cuál sería el proceder de la presidencia chilena: «A comienzos de esta semana, Allende declaró que creía que las fuerzas armadas pedirían su dimisión si no cambiaba su política económica y política (…) planteó la posibilidad de un ‘enfrentamiento armado’ entre sus seguidores y los militares».

El documenta también apunta que Allende dijo que «sus partidarios no tienen las suficiente armas para prevalecer en tal evento y que no serviría de nada intentar distribuir más armas ahora, ya que los militares no lo permitirían. Concluyó que la única solución es ‘política'»