23 de mayo 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

El diputado Tomás Lagomarsino (Partido Radical) alertó sobre los contratiempos con los que se tramita la ley corta de Isapres, despachada este miércoles desde la Cámara al Senado, y sobre la cual lamentó que se hiciera “con más incertidumbre que certeza” tras advertir que se trata de “un proyecto de ley vacío en su contenido”. Por este motivo, y considerando que en un par de semanas se cumple el plazo para la implementación del fallo de la Corte Suprema, emplazó al Gobierno a “dar certeza de cómo continuamos la tramitación de ahora en adelante”.

Tras la Sesión de Sala, el diputado Lagomarsino (Radical) manifestó que “lamentablemente se despacha de la Cámara un proyecto de ley de Isapres con más incertidumbre que certeza. Y es el Gobierno, a través de su comité político y por supuesto el Ministerio de Salud, quienes tienen que empezar a dar certeza con respecto a los tiempos que manejamos”.

Sobre esto último, indicó que “se sospechaba que hoy iba a sesionar el Senado, pero no tenemos certeza si es que efectivamente va hacerlo. Tenemos una semana distrital a la vuelta que evidentemente nos posterga el eventual rechazo o ratificación de las modificaciones que ha realizado la Cámara al proyecto original.

“Y no tenemos en estos momentos una interlocución del Ministerio de Salud ni del gobierno post votación que nos de una guía y certidumbre sobre los pasos venideros. Y creo que lo más necesitamos es certeza el día de hoy”, agregó.

En ese sentido, el parlamentario detalló que “el proyecto de ley en sus distintos elementos fue rechazado. Es decir, pasó algo muy similar a lo que sucedió en la reforma previsional. Tanto los aspectos fundamentales del consejo consultivo, de modalidad de cobertura complementaria, de la prima GES, del artículo 216 del DFL 1, el elemento de la aplicación de la tabla única de factores riesgo prospectivamente, como el plan de pago; prácticamente todos ellos fueron rechazados o elementos fundamentales de su contenido”.

“Es decir, despachamos al Senado para ratificar o rechazar prácticamente un proyecto de ley vacío en su contenido. Y como estamos en una situación crítica en la cual el fallo de la Corte Suprema tiene que ser implementado en mayo, independiente que sea el 12 o el 30, necesitamos certezas del Ejecutivo”, sostuvo.

Por este motivo, planteó que “en este momento necesitamos que el comité político, el ministro Elizalde o la ministra Aguilera, se haga presente y pueda dictaminar y dar certeza de cómo continuamos la tramitación de ahora en adelante”.

Consultado además por la disposición de los diputados para la Comisión Mixta, instancia que integrará por haber sido diputado informante ante la Sala, respondió que “los integrantes de la Comisión Mixta, evidentemente, estamos a disposición de que se convoque esta instancia una vez que el Senado determine si rechaza o ratifica las modificaciones hechas por la Cámara. Es decir, mientras no se realice esa sesión del Senado es irrelevante si estamos o no a disposición los integrantes de la Comisión Mixta”.

“Tenemos toda la disposición, no me cabe duda, para sesionar cuando se nos convoque. Pero dependemos del Senado, que no sabemos si va a sesionar hoy o recién el 6 de mayo para poder ratificar o rechazar las modificaciones hechas por la Cámara y con ello dar pie a la Comisión Mixta”, recalcó.

Respecto a los tiempos y plazos con los que debe cumplir la tramitación del proyecto, el diputado Lagomarsino señaló que “desde un inicio hemos estado contra la pared producto de que el Senado se tomó prácticamente nueve meses en discutir el proyecto de ley en dicha cámara. Y en la Cámara tuvimos, tanto en Comisión de Salud, de Hacienda, como en la Sala, prácticamente un mes y medio para revisar un proyecto con una complejidad supina”.

En relación con lo anterior, agregó que “creo que mucha de esa falta de tiempo llevó a que en la Sala hubiera tal confusión entre las bancadas oficialistas y de oposición. Muchos elementos que debió haber aprobado el oficialismo los rechazó y muchos elementos que debió haber rechazado la oposición los terminó aprobando”.

“Es decir, si me permiten la expresión coloquial, esto fue la cueca en pelota, producto de que no había coherencia ideológica en las votaciones. Y más bien se terminó rechazando puntos de la oposición con votos del oficialismo, y se terminó aprobando puntos del oficialismo con votos de la oposición. Pero como en el entramado del proyecto están muy imbricados algunos elementos con los otros, terminó generando una aberración, un frankestein que, por supuesto, en la práctica se va vacío al Senado”, finalizó.