22 de febrero 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

Durante esta jornada se iniciaron las audiencias para que los diputados que presentaron los distintos proyectos que buscan por quinta vez un nuevo retiro del fondo de ahorros previsionales pudieran exponer sus fundamentos junto a especialistas.

En la ocasión también estuvo el ministro de Hacienda, Mario Marcel, quien presentó una serie de argumentos esperando convencer a los diputados para que el quinto retiro no prospere: «ese alivio tenía ciertos costos porque no era ayuda del gobierno, era giro de los ahorros de los trabajadores» señaló el titular de Hacienda en el inicio de su presentación.

«Los retiros tienen costos. En primer lugar porque socavaba los ahorros. Tiene un costo fiscal en los casos que se ha eximido de impuesto. Presiona los precios al alza lo que obliga la respuesta de la política monetaria».

«Es distinto mirar un retiro a ver una sucesión de retiros». De acuerdo al ministro, son cerca de 52 mil millones de dólares en retiros lo que se han efectuado lo que equivale a un 15% del PIB. Más de 4 millones de afiliados, los que son más de la mitad del total, los que podrían quedar sin saldo. Lo que su pensión incrementa con la PGU.

Los retiros obligan a liquidaciones masivas y abruptas de los ahorros, reduciendo el valor de los fondos de pensiones. Y no beneficia a aquellos que han quedado más rezagados en la recuperación, como es el caso de los jóvenes y mujeres.

LOS RETIROS COMO MEDIDA REITERADA

«Las repeticiones de retiros se van concentrando en grupos de mayor ingreso en sus cuentas individuales y mayores ingresos. Los sucesivos retiros se destinan crecientemente a consumo durable, sobre todo en el caso del tercer retiro; y de menor necesidad. Hay periodos en que se generan los retiros donde los índices alcanzan los números que normalmente se perciben en la época de navidad».

«Los mercados financieros se van adelantando a los efectos de la medida. En el caso del primer retiro no hubo grandes fluctuaciones en tipo de cambio o tasas de interés. En el caso del tercer retiro, las tasas que crecieron nunca volvieron a su estado inicial, pese a las medidas de mitigación. En el caso del cuarto retiro, se produjo un aumento mayor en el tipo de cambio en la previa a la discusión. Hay que tener en cuenta que el retiro implica traer dinero del exterior y que por tanto debería bajar el tipo de cambio» un escenario al que se adelanta el mercado.

«Los factores locales han explicado el incremento de las tasas de interés a largo plazo. Durante la pandemia, las tasas de interés (a 10 años) no tuvieron grandes variaciones, fueron relativamente estables. Sin embargo, desde el tercer retiro, la tasa llegó a un 4%, más de 400 puntos bases. En Estados Unidos no ocurrió lo mismo, lo que demuestra que el efecto inflacionario tiene una gran dimensión local».

«Los retiros han destruido una porción relevante del mercado de capitales local, dificultando el acceso a financiamiento de pequeñas empresas y hogares. Uno de los mercados donde esto se reflejó fue en el caso de los créditos hipotecarios. Sumando aumentos de tasas de interés, de la UF (inflación) y el acortamiento de los plazos de crédito, un dividendo hipotecario por un nuevo crédito podría aumentar más de 60%. Hace 6 o 8 meses atrás, un dividendo podría significar cerca de 400 mil pesos y hoy el mismo tiene un costo de 650 mil pesos».

«La acumulación de retiros ha contribuido a aumentar la inflación, con lo que el beneficio aparente del retiro solo son costos para las personas que se pretende ayudar. El 40% de la inflación se explica por la demanda. El entorno económico y social ha cambiado drásticamente en comparación a la situación que se enfrentaba para el primer retiro. En este momento, un nuevo retiro significa un aumento de 5% con lo que la inflación podría seguir aumentando 4 o 5 meses más hasta llegar a un 16% anual».

«Estos retiros tendrán más liquidez en la población con mayores recursos y no así en la población más necesitada. Además, quitan poder adquisitivo a los retiros previos y erosionan el poder adquisitivo de los trabajadores. Hay una aceleración en las remuneraciones pero la inflación es mayor».

«La medida tiene costos fiscales bien relevantes, lo que dificulta la posibilidad de implementar políticas que sí tienen efectos más permanente sobre el bienestar de las personas. 1000 millones de dólares de costo fiscal por el caso de un retiro. En el caso permanente es más importante, porque aumentan las tasas de interés y le sale más costoso al gobierno endeudarse. El gobierno se financia en un 75% en el mercado local, lo que significa que el Fisco tendrá que pagar más en el servicio de su deudas, algo así como 2500 millones de dólares al año. Lo que es equivalente a lo que necesita más o menos las PGU. Los retiros debilitan los planes más ambiciosos de una reforma previsional al instalar una visión individualista del sistema».

«La industria de AFP no es perjudicada por los retiros. Indirectamente, los retiros aumentan las utilidades de la industria. Sus utilidades vienen de las cotizaciones y no de las utilidades. Las campañas ‘dan pie a mirar la seguridad social donde todo se reduce a la mirada individual'».

«El impacto de un retiro es fuerte en donde más se necesita, porque no tienen para retirar y sufren los efectos de la inflación, de no poder acceder a la casa propia y muchas otras aspiraciones. Si al mismo tiempo, un retiro genera una situación de inestabilidad, inflación y afecta las finanzas públicas, el propio programa de gobierno, sin duda se va a ver afectado. Es muy distinto impulsar reformas cuando hay estabilidad o cuando no hay déficit fiscal».

«Si hoy argumentamos a favor de un retiro dada la situación económica, para un próximo retiro vamos a repetir los argumentos».