25 de noviembre 2020

Para el mediodía de este miércoles estaba programado que la Comisión de Minería y Energía del Senado comenzara a votar el proyecto de Ley de Protección de Glaciares, radicado hace más de un año en dicha instancia. La decisión se había adoptado tras el fracaso de las negociaciones entre el gobierno y la oposición, tratativas que buscaban acercar posturas con respecto a qué elementos de los glaciares y sus entornos salvaguardar y cómo concretar aquello.

Pero todo quedó en nada. Durante la mañana se informó que se suspendía la sesión. La información llegó a las pocas horas que, en un medio de circulación nacional, 5 sindicatos mineros difundieron una columna de opinión grupal en que llaman a los trabajadores del sector a “estar alerta” ante el avance del proyecto, que ha estado más de un año estancado en la comisión.

En esta señalan que “como trabajadoras y trabajadores reiteramos nuestro compromiso irrestricto con la protección del medio ambiente y en el cumplimiento de las disposiciones legales y reglamentarias sobre el cuidado de los glaciares”. Y acto seguido listan los ingresos de la industria en 2019 (no mencionando que una parte importante de estas utilidades quedan en manos de mineras privadas y trasnacionales) y que avalúan en US$ 9.139 millones.

Esto, señalan, es equiparable a “1,6 veces las exportaciones del sector frutícola, 4,5 veces las exportaciones de vino y otras bebidas alcohólicas, 2 veces las exportaciones de la industria del salmón”. Pero no quedan solo ahí, en lo social señalan que “en transporte público, corresponde a 5 nuevas líneas de Metro similares a la Línea 3; en viviendas sociales, se podrían construir 438.000 viviendas de UF 520 cada una; en educación, 6 mil nuevos liceos bicentenario para Chile y 40 hospitales de alta complejidad como el Félix Bulnes”.

En concreto señalan que se perderían 32 mil empleos si se aprueba la ley.

COMPARTE ESTA NOTA:
COMENTA CON FACEBOOK

LO ÚLTIMO