20 de julio 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

El secretario general de la ONU, António Guterres, volvió este miércoles sobre su recientes dichos en el Consejo de Seguridad que causaron polémica en Israel, desde donde algunos exigieron su dimisión.

Fue entonces que Guterres afirmó que el ataque de Hamás a Israel del pasado 7 de octubre «no surge de la nada» y que responderían a «56 años de asfixiante ocupación». Los dichos fueron criticados por el embajador israelí ante la ONU, Gilan Erdan, quien a través de su cuenta de X (antes Twitter) exigió una disculpa inmediata y la dimisión del secretario general. Petición a la que se sumó el canciller israelí, Eli Cohen, cuando se le preguntó si adhería a ella y respondió «por supuesto».

Ahora, el líder de la ONU dijo que se sintió «asombrado por las tergiversaciones» sobre sus dichos. En una declaración previa al Consejo de Seguridad de este miércoles, recordó que en sus palabras había «condenado inequívocamente los actos de terror de Hamás en Israel. Horribles y sin precedentes».

Pese a que Guterres recalcó que «nada puede justificar el asesinato deliberado, el secuestro de civiles ni el lanzamiento de cohetes contra objetivos civiles» y reiteró los «agravios del pueblo palestino» que «no pueden justificar los atroces ataques de Hamás», no hizo mención alguna respecto a retractarse o desdecirse.

Según explicó, su intención era «dejar las cosas claras por respeto a las víctimas y a sus familias».

Finalmente, el secretario general de la ONU, tampoco se refirió a las exigencias de disculpas ni a su dimisión exigida por los diplomáticos israelíes.

Cabe señalar que en esta jornada, Gilan Erdan, el embajador israelí ante la ONU, afirmó que se rechazarían las visas de los representantes de la organización, comenzando con la negativa al subsecretarios general de Asuntos Humanitarios de la ONU, Martin Griffiths. En un entrevista con la radio del Ejército israelí, afirmó que «es hora de darles una lección»,