21 de febrero 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

El ministro de Hacienda, Mario Marcel, se refirió a los hechos recientemente conocidos relacionados con el mega fraude tributario desbaratado tras la investigación del Servicio de Impuestos Internos (SII) y las policías, que dejó a 55 detenidos por la emisión de 100.000 facturas falsas, cuyo perjuicio fiscal estimado es de $240.000 millones. Según la autoridad, esto constituiría “el fraude tributario más grande que hemos conocido hasta ahora”.

El ministro Marcel reprochó que “a lo largo de los años, estas personas crearon empresas con el solo propósito de emitir facturas ficticias que luego servirían para que cerca de 3.300 empresas efectuaran cargos o generaran créditos falsos y reducir así su pago de impuestos”, asegurando que se trata de una “organización para delinquir”.

“La magnitud de lo defraudado equivale a la construcción de 25 centros de salud familiar, de tres hospitales de alta complejidad y más de 15 liceos. Esto nos da una idea del abuso cometido por estas personas”, detalló el ministro. A su vez, espera que este caso sirva para “tomar conciencia del enorme daño social que representa el fraude tributario”.

El titular de Hacienda aprovechó para destacar y felicitar al SII por la investigación realizada: “Este es un caso en el cual, lo primero que tenemos que hacer, es reconocer y felicitar el trabajo de los funcionarios del Servicio de Impuestos Internos que durante varios años investigaron esta situación, interpusieron numerosas querellas y finalmente permitieron que se produjeran estas detenciones”. Pero, también indicó el secretario de Estado, “nos hace tomar conciencia de la magnitud y la enorme injusticia que representa el fraude tributario en Chile. Hace pocos días dimos a conocer un estudio sobre la magnitud de la evasión en Chile; algunos dirigentes empresariales y dirigentes políticos manifestaron críticas y plantearon su escepticismo de la magnitud de las cifras resultantes del estudio de evasión.

Por eso es importante que reconozcamos esta realidad y entreguemos a los fiscalizadores del Servicio de Impuestos Internos y del Servicio Nacional de Aduanas, las herramientas operacionales y legales para actuar con mayor eficacia”.