21 de julio 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

Un extenso repaso sobre el proceso constituyente chileno, con su origen, desarrollo y futuro, realizó este martes el Presidente Gabriel Boric ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, en el que fue su debut ante la instancia multilateral.

En su discurso, el tercero de la jornada en la sede del organismo, el Mandatario subrayó el valor de la democracia para la resolución de conflictos como el que vivió Chile a partir de octubre de 2019, lo cual a su juicio puede servir de aprendizaje para otras naciones del mundo.

Durante su alocución, el jefe de Estado realizó un detallado recorrido por el origen y las causas del estallido social del 18-O y destacando el acuerdo político que dio inicio la discusión sobre la necesidad de crear una nueva Constitución para el país.

En ese contexto, valoró el resultado del Plebiscito de entrada y se detuvo especialmente en el referéndum de salida, que determinó el rechazo del texto propuesto por la Convención Constitucional. En ese pasaje, dio cuenta de la «humildad» con la que recibió el resultado.

«Mi opción personal fue aprobar la propuesta, pero el resultado fue el contrario. Algunos han querido ver el resultado como una derrota del Gobierno y con toda humildad quiero decirles que nunca un Gobierno puede sentirse derrotado cuando el pueblo se pronuncia», dijo.

Asimismo, mencionó que «hemos recogido los resultados del reciente Plebiscito con los ojos y el corazón bien abiertos. Queremos escuchar lo que el pueblo nos está diciendo, porque confiamos en su criterio y voluntad y hay cosas que hemos entendido muy claramente».

«Los resultados son la expresión de una ciudadanía que demanda cambios sin poner en riesgo sus logros presentes, que quiere un mejor futuro, construido con seriedad y sin caer en nuevas inseguridades. Un futuro de cambio con estabilidad», agregó.

En esta línea, sostuvo que «hemos entendido también, y esto como joven que hace pocos años estaba en la calle en las protestas, que representar el malestar es mucho más sencillo que producir las soluciones para estas».

«Que quienes nos dedicamos a la exigente tarea de la política, muchas veces confundimos con facilidad los éxitos que podemos tener como voceros de la molestia ciudadana con nuestra real capacidad de ser constructores de mejores futuros», subrayó.

En ese contexto, manifestó que «el resultado del Plebiscito nos ha enseñado a ser más humildes. La democracia debe ser humilde, y asumir que la construcción del Chile que soñamos no está en las recetas de ningún sector particular, sino en la síntesis que podamos hacer combinando lo mejor que cada uno pueda aportar».