16 de abril 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

El Departamento de Encargo y Búsqueda de Vehículos (SEBV) de Carabineros, en conjunto con la Fiscalía Occidente desbarataron a una banda dedicada a sustraer, blanquear y vender vehículos robados, es decir, encerronas y portonazos.

La operación denominada «60 segundos» se realizó en las regiones Metropolitana, de Valparaíso y de O´Higgins, permitiendo la detención de 15 personas y la recuperación de más de 150 autos.

El grupo de delincuentes poseía un patrimonio de más de $6.500 millones, en los que se consideraba -además de los vehículos- droga, dinero en efectivo, armas de fuego e implementos para cometer los ilícitos.

La investigación permitió determinar que la banda contrataba menores de edad, a los que les pagaban incluso $2 millones para robar autos.

La banda modificaba las máquinas una vez robadas: Les cambiaban el chasis, las patentes y los documentos legales. De este modo, los ponían a la venta como autos usados.

BANDA LIDERADA POR UN INFORMÁTICO PROFESIONAL

La ministra del Interior, Carolina Tohá, presente en la instancia, aseguró que la banda era liderada por un ingeniero informático profesional, que hasta estaba realizando un posgrado.

El grupo había sustraído más de 300 autos, con más de 500 víctimas. Contaban con 15 empresas «de papel» para hacer el blanqueo de los vehículos y posteriormente ponerlos en venta.

El general inspector Marcelo Araya, general director (s) de Carabineros, informó que en total son 15 personas detenidas, que serían justamente los principales integrantes del grupo, que -a su vez- son acusados de asignar los ilícitos y de financias el blanqueamiento de los autos.

Los 15 imputados serán formalizados esta jornada por delitos como asociación ilícita, lavado de activos, robo con intimidación, infracción a la ley de control de armas y ley de droga, falsificación de documentos, estafas, entre varios otros.