27 de mayo 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

El Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrel), solicitó a la embajadora chilena en Reino Unido, Susana Herrera, que detuviera un proyecto de su autoría y el cual presentó ante el Gobierno Regional del Biobío (Gore), el que comenzó a gestionar en medio las polémicas por el denominado Caso Convenios.

Según reveló La Tercera, sin avisar a Cancillería, Susana Herrera presentó un proyecto para «la restauración (de los territorios afectados por los incendios forestales del verano pasado) basado en bioeconomía circular e infraestructura de madera para formación de capacidades locales sostenibles en la región del Bío Bío».

La propia embajadora aseguró en una carta dirigida el Gore del Biobío, Rodrigo Díaz, que «este proyecto puede marcar un hito en la relación entre nuestros países» y por ello dijo «me permito solicitar su apoyo directo en la búsqueda de financiamiento necesario para hacer realidad esta gran oportunidad para nuestra región».

Cancillería puso el acento en que dicho proyecto se realizó junto al biólogo marino y consultor ambiental, Alberto Fuentes Larenas. Y el financiamiento solicitado alcanzaba los US$ 5 millones. Desde la cartera notificaron a Herrera que entregarían la información al secretario general de Relaciones Exteriores (Segen), Alex Wetzig.

Lo inusual en este caso es que las embajadas dan cuenta de estas iniciativas a la Cancillería, pero no las gestionan en forma personal, como ha sido el caso de Herrera.

Por esta razón, el senador Iván Moreira (UDI) solicitó al renuncia de la embajadora ya que «no basta con un tirón de orejas». En esa misma línea también se mostró la presidenta del PS, Paulina Vodanovic, quien afirmó que «es bien claro lo que tiene que hacer la embajadora (…) yo creo que ella tiene que renunciar», agregando que «no podemos seguir relativizando las faltas a la transparencia».