15 de julio 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

A la fecha ya se han autorizado en el país tres vacunas contra el Covid-19 para su uso de emergencia. Tras eso, surgen dudas sobre quienes se pueden inocular y quienes no.

En este punto aparecen niñas, niños, jóvenes, embarazadas y también mujeres en periodo de lactancia. La respuesta a el por qué estos grupos no se pueden vacunar, es sencillamente porque los estudios que se realizan para probar las vacunas se hacen generalmente en mayores de 18 años, y por seguridad no se realiza ni en mujeres en etapa de gestación ni en puérperas.

Sin embargo, respecto a este último caso, diversos estudios demuestran que por el tipo de vacuna, no se excretaría a través de la leche, situación que en primera instancia preocupaba a las mujeres lactantes.

Ministro Paris aseguró la vacunación

Tras varias semanas de haberle consultado al ministro de Salud, Enrique París sobre este tema, aseguró que si bien las mujeres en etapa de lactancia no están priorizadas en esta primera parte del Plan de Vacunación, no habría problema en que se inocularan más adelante.

«Hice las consultas ayer al Departamento de Evaluación de Tecnologías de Salud del Ministerio de Salud y a algunos expertos y con las mujeres lactantes, que se llaman nodrizas, no hay ningún problema pero ellas no están en esta primera etapa de priorización, asi que vamos a avanzar en ese tema personalmente y el grupo de expertos en pandemia del Minsal han dado su opinión positiva en relación a que ellas se puedan vacunas, asi que vamos a avanzar en ese tema«, señaló la autoridad de Salud.

Esto va de la mano con las recomendaciones que ya habían hecho con anterioridad diversos expertos.

Uno de ellos, el director subrogante del Instituto de Salud Pública, Heriberto García, afirmó que como no hay estudios clínicos que avalen la vacunación en mujeres en etapa de lactancia, en estos casos se debe considerar el factor riesgo-beneficio.

«Hay que evidenciar que no hay estudios clínicos en mujeres embarazadas ni lactantes. Se sabe que con la vacuna ARN mensajero, por el tipo de mecanismo de acción no se traspasa a la leche pero con las de virus inactivado sí se puede traspasar (…) sin embargo, nuevamente hay que analizar el riesgo beneficio y en esta balanza parece mucho más razonable vacunar porque es mucho más riesgoso que una mujer que esté dando lactancia se enferme».

De todas formas, habría que evaluar cada caso de manera autónoma, puesto que se tendría que revisar si las mujeres presentan otro tipo de contraindicaciones para recibir la inmunización.

Gremios concuerdan

La presidenta del Colegio de Matronas y Matrones de Chile, Anita Román, se mostró de acuerdo con lo señalado por el ISP y agregó que es necesario la revisión caso a caso.

«Me parece super correcto que previa evaluación medica, si no tiene ninguna contraindicación, se pueda administrar esa vacuna, porque el lactante no corre peligro, eso ya está probado y muy probado que la lactancia es en el fondo un método preventivo natural», señaló Román.

La matrona agregó que de todas formas, lo primordial es que la mujer en cuestión quiera ser inmunizada por su voluntad y no obligada, situación que en Chile no debería pasar puesto que la inoculación contra el Covid-19 es totalmente voluntaria.

Desde el Comité de Lactancia de la Sociedad Chilena de Pediatría (Sochipe) señalan que «todas las vacunas previamente desarrolladas para otras enfermedades y que no usan virus vivos, han sido seguras para los niños amamantados. Tanto la vacuna Pfizer como Sinovac no contienen virus vivos«.

Desde el comité concuerdan con la presidenta del Colegio de Matronas y Matrones de Chile en que la decisión de vacunarse o no, debe ser tomada exclusivamente por la madre, tras informarse y tomando en cuenta cada factor de riesgo.

En este punto se encuentran el riesgo de contagio de la madre, por ejemplo en mujeres que trabajan en el área de la salud el riesgo está aumentado; el riesgo de padecer una enfermedad grave y el riesgo de presentar una reacción adversa a la vacuna, considerando antecedentes de alergia o anafilaxia.

Pese a las recomendaciones que han hecho estos especialistas, aún existen testimonios de mujeres a las que se les ha negado la vacunación.