5 de diciembre 2021

Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

En un hecho sin precedentes en la historia militar, el Ejército de Chile incorporó este año oficiamente en sus filas al primer hombre trans, el joven Benjamín Ernesto Barrera Silva (26), quien tras soñar desde pequeño con una carrera en las Fuerzas Armadas hoy cumple su meta y está a punto de titularse.

“Logré entrar a la Escuela de Suboficiales. Apenas entré conté todo a los mandos mayores, mi tema de transición y cirugías. Hasta el momento no tenido ningún tipo de discriminación”, señaló Benjamín.

Su actual desafío es “finalizar mi carrera con normalidad y contribuir a que la mentalidad siga cambiando y hayan otras personas como yo también, que puedan acceder a las FFAA sin ningún tipo de discriminación y diferencias. Claramente respaldado por instituciones como el Movilh”, confesó.

En tanto, y en carta dirigida al Movilh en relación al caso de Benjamín, el Jefe del Departamento Comunicacional de la institución, coronel Roberto Ovalle Viñuela, sostuvo que “el Ejército es parte de la sociedad a la cual sirve y se debe y, por lo tanto, pertenece a todos los chilenos, sin distinción”

“Su carácter inclusivo considera a todas aquellas personas que deseen servir a la patria, bajo las condiciones establecidas en los distintos procesos de admisión; del estado de salud, que debe ser compatible con el servicio y del compromiso de asumir las normas que tiene el Ejército, contenidas en su Reglamento de Disciplina, en la Ordenanza y el Código de Justicia Militar”, añadió.

La historia de Benjamín

Nació en Buin el 27 de julio de 1993 y cursó su enseñanza básica en la Escuela San Sebastián de Quilicura, mientras que durante la enseñanza media, en el Liceo Gabriela Mistral de La Serena, se incorporó activamente a la Banda Guerra, cumpliendo así el sueño de tomarle el pulso a un interés que tenía desde niño

“Siempre conté con el apoyo de mi familia, abuelos, padres, hermanas, tíos primos etc. Ellos siempre me hicieron sentir un hombre más de la familia, en especial al momento de contarles que iniciaría mi transición”, contó.

Teniendo siempre como meta la carrera militar, entre el 2013 y 2016 estudió Técnico de Enfermería en el AIEP de La Serena. Pese que su familia siempre apoyó su identidad, Benjamín recordó que “al principio fue un poco difícil poder realizar mi práctica profesional con mi identidad, En ese momento no tenía rectificada mi partida de nacimiento y debí usar un uniforme femenino”.

Semanas después, en “mi segunda práctica, todo cambió. Con la ayuda de la coordinadora del ÁrEa de Salud del AIEP, la señorita Ingrid, conseguí que comenzarán a llamarme por mi nombre social y antes de finalizar la carrera, cambié mi nombre y sexo legal, gracias al apoyo jurídico de la Oficina de la Diversidad de Coquimbo, en ese momento a cargo de Felipe Cerda y Georgina Muñoz ”.

Hacia el Ejército

Tras trabajar dos años en la Clínica Red Salud de La Serena, Benjamín avanzó hacia el lugar donde siempre quiso estar: inició su postulación a la carrera militar, sin saber como lo recibirían, qué le dirían o qué obstáculos le pondrían. Lo que tenía claro es que no ocultaría que era una persona trans y que defendería su derecho a ser tratado de una manera acorde a su identidad de género”.

“Apenas entré a la Escuela de Suboficiales conté todos a los mandos mayores. Quise entrar con la verdad altiro. Lo hablé con el capitán Alex Toledo, mi suboficial León y cabos de la compañía. Quizás lo conté con la intención de prevenir algún tipo de discriminación de parte de mis camaradas, pero estos reaccionaron de manera muy respetuosa”, señaló Benjamín.

Añadió que el tema, con su consentimiento, “fue abordado con el curso completo. Me señalaron que merecía el mismo respeto que todas las personas, me respaldaron y he sido tratado con igualdad”.

Benjamín enfatizó, por último, que hizo pública su realidad “por el simple hecho de que fue una lucha y que tuvo buenos resultados después de pasar por varios procesos médicos psicológicos y físicos. Quiero que se sepa que no soy el único trans que gusta del Ejército y busco que se dé un empujón a la lucha que da Movilh por los derechos trans”

“Llegar aquí sin vivir prejuicios y con la finalidad de que esto se normalice para que más adelante más personas con las mismas características que uno puedan triunfar en las Fuerzas Armadas es una de mis metas”, finalizó.

COMPARTE ESTA NOTA
COMENTA ESTA NOTA