19 de mayo 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

Con el patrocinio del Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), una mujer trans, M.L.C.A (37), presentó un recurso de protección contra el Banco Santander por no cambiar el nombre de una tarjeta bancaria, pese a que la afectada ya rectificó su partida de nacimiento, cuenta con su nueva cédula desde febrero pasado y ha denunciado el abuso ante el Sernac.

Según indicó el Movilh, los hechos se remontan al 1 de octubre pasado, cuando la mujer fue notificada por correo electrónico de que ya estaba lista para retiro la tarjeta de un plan denominado Cuenta Life.

“Sin embargo, cuando tengo acceso al contrato del plan, aparezco individualizada con mi antiguo nombre registral”, dijo la afectada, por lo que 5 días más tarde recurrió a una sucursal del banco ubicada en calle Agustinas, donde nadie pudo resolver el problema.

En virtud de ello “me comuniqué mediante el canal del call  y fue atendida por dos ejecutivos,  A, B. G y M.P.M.I. Luego, el 26 de octubre,  les envié a su correo la fotografía de mi cédula de identidad. Como no hubo respuesta, insistí tres días después y me respondieron  que enviarían los antecedentes al área especializada en la modificación de datos del cliente”, dijo la mujer.

La clienta recibió luego una llamada telefónica de una funcionaria identificada, como M.P.M, quien le indicó que podría pasar a retirar su nueva tarjeta a cualquier sucursal

“Concurrí el día 6 de noviembre de 2020 a la sucursal del Banco Santander ubicada en Av. Apoquindo N°5810, comuna de Las Condes, alrededor de las 10:00 horas. En el Servicio al Cliente, explicó la situación y  hago entrega de mi cédula de identidad. La trabajadora me señala: “M.L, aquí su dedo, su huella, sigue diciendo que su nombre es XXX”. Repitió mi antiguo nombre varias veces y en tono elevado de voz, por lo que el público presente escuchó todo lo que me estaba diciendo, lo cual provocó que me sintiera avergonzada y denostada.”, recordó.

Ante el abuso, la mujer pidió hablar  en persona con el responsable de la sucursal, pero la respuesta fue la misma. “Mira, sí, acá tu carnet dice M.L, pero tu huella sigue diciendo XXX”.

Debido al trato discriminatorio la mujer denunció el 11 de noviembre los hechos al Sernac, pero el 25 de noviembre de 2020, dicho servicio le informó que el Banco Santander rechazó la solicitud de su reclamo.

La abogada del Movilh, Mónica Arias, precisó que con su actuar el Banco violenta diversos derechos garantizados en la Constitución, en la Ley Zamudio, en la Ley de Identidad de Género y en tratados internacionales ratificados por Chile, por lo que procede la presentación del recurso de protección a objeto de superar cuanto antes el problema.

En tanto, el encargado de derechos humanos del Movilh, Ramón Gómez, apuntó que “la actitud del banco ha sido abusiva, transfóbica y humillante. Esto de someter a las personas al reconocimiento de huellas, decirle en su cara que se  llama de otra manera a lo que dice su carnet delante de otros y negarse a resolver la discriminación, es intolerable. Quizás, estamos en presencia de uno de los hechos más burdos e insensibles cometidos por una empresa que violenta la Ley de Identidad de Género. El banco  debe resolver el problemas y ofrecer disculpa