29 de febrero 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

El Presidente de la República, Gabriel Boric, se encuentra de gira por Europa y una de sus primeras paradas fue España, en donde, además de reunirse con Pedro Sánchez y el rey Felipe VI, sostuvo un encuentro con el ex juez Baltasar Garzón, recordado por detener al dictador y ex general Augusto Pinochet durante 1998.

En la instancia, el mandatario condecoró al ex juez y le dijo que «lo que hizo usted dio al pueblo de Chile esperanza».

Como era de suponer, el hecho dio paso a las críticas desde Chile Vamos, donde el diputado y jefe de bancada RN, Frank Sauerbaum, comentó que «es una vergüenza. Sin siquiera entrar en su rol con relación a Pinochet, Garzón fue alguien que usó su cargo en la judicatura para hacer política, distorsionando un principio esencial del Estado de Derecho. Ni hablar de sus palabras de apoyo a personalidades lamentables de la política latinoamericana como Cristina Fernández. Para mí ni siquiera tiene credenciales democráticas».

Y agregó que el ex juez «fue suspendido por 11 años en España como juez y participó de protestas en Plaza Italia en el estallido social».

Desde la UDI, el diputado Jorge Alessandri, calificó la situación como un «bochorno» que, según dijo, «no le hace bien al país».

En ese sentido, señaló que «primero, sabemos que Garzón ha estado en contra de Chile y a favor de Bolivia en los diferendos en los que hemos litigado. Segundo, el propio Alberto van Klaveren, hoy canciller de nuestro país que lideró la defensa de Chile, ha expresado muchas veces que la tesis de Garzón para defender a Bolivia no se basaba en derecho internacional. Tercero, Garzón fue sacado del Poder Judicial por actos de corrupción. Cuarto, una vez que llegas al Estado no es un botín para tu partido político económico y tampoco es un botín ideológico, cuando el jefe de Estado entrega premios, lo hace en nombre de todo Chile. Empecemos a manejar las relaciones internacionales con mayor responsabilidad».

En tanto, el diputado Hotuiti Teao (IND-EVO), comentó que «parece una muy mala señal que el Presidente Boric entregue una condecoración, a nombre de todo el país, a una persona que fue condenada por prevaricación y que asesoró a Bolivia en su demanda marítima contra Chile. Yo esperaría que el Mandatario se comportara como jefe de Estado cuando está en el extranjero y no como un militante de izquierda más, que solo busca congraciarse con los sectores más extremos de su Gobierno».