13 de julio 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

Si los tiempos de espera para acceder a cirugías en el servicio público eran extensos antes de la pandemia, tras la llegada del virus al país esta situación se agravó debido al foco en la atención de pacientes Covid.

Visto en números, a mayo de 2020 las cirugías en listas de espera superaban las 260 mil, con un año promedio de retraso; cifra superó las 280 mil cirugías para diciembre del año pasado, consignó La Tercera.

Ante esta situación, y de forma inédita, el fondo de emergencia transitorio asignado al Ministerio de Salud para este año considera 150 millones de dólares para licitar estas atenciones tanto en el sector público como privado. Eso sí, la prioridad estará puesta en hospitales públicos.

Si bien el orden de prelación ubica en último lugar a los recintos privados con fines de lucro, el director de la Fundación Creando Salud, el salubrista Matías Goyenechea, advirtió que “la trampa es que, aunque los prestadores privados sean los últimos de la lista, el sector público tiene mas del 90% de ocupación en sus camas UCI y no van a tener mucha capacidad».

Por otro lado, indica, «los hospitales institucionales y universitarios, por tamaño, tienen una capacidad muy escasa. A pesar de la priorización, esto va a generar un traspaso de recursos y de pacientes al sector privado inevitablemente mayor, por el tamaño. Sin embargo, dado el problema sanitario que tenemos, no hay mucha alternativa”.

El senador e integrante de la Comisión de Salud, Guido Girardi, alertó que lo que busca el gobierno es «privatizar la salud pública«.

En esa línea cuestionó que «en vez de traspasar 150 millones de dólares para fortalecer la capacidad de atención de los hospitales ya colapsados por falta de financiamiento y especialistas, los entrega al negocio de las clínicas privadas».