20 de enero 2022

Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

Finalmente y de forma unánime la Sala del Senado aprobó el proyecto de Reforma al Código de Aguas, luego de que más de una década de tramitación legislativa.

El proyecto que fue ingresado en 2011 permitirá llevar a cabo nuevas norma de regularización en lo que se refiere a la industria sanitaria. Se trata de uno de los proyectos medioambientales más importantes del último tiempo y que adquiere mayor relevancia dado el contexto de crisis hídrica y climática que sufre el país.

Los principales cambios que se incluyen en la reforma hacen relación con el establecimiento de garantías al consumo humano y la eliminación del carácter indefinido de los derechos de aprovechamiento, el cual ahora será otorgado a un plazo de 30 años. Esta indicación aplica para derechos entregados antes y después de la promulgación de esta reforma.

Otras de los cambios, y que tiene que ver con los derechos de aprovechamiento, dice están sujeto a caducidad en caso de comprobarse un uso no efectivo del recurso y la no inscripción en el Registro de Propiedad de Aguas del Conservador.

También se amplía la protección de turberas a partir de la prohibición de construcción de sistemas de drenaje en zonas protegidas, como son el caso de los humedales.

Por último, la reforma al Código de Aguas dispone de mayores límites a concesionarios mineros en el uso de aguas, obligando a que las aguas que sean halladas se registren ante la Dirección General de Aguas (DGA) además de asegurar de no «poner en peligro la sustentabilidad de los acuíferos», cuestión que fiscalizará la propia DGA.

Tras la aprobación del Senado, el proyecto debe ser promulgado por el Ejecutivo para finalmente comenzar a operar.

COMPARTE ESTA NOTA
COMENTA ESTA NOTA