Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

El Centro Sismológico Nacional (CSN) advirtió sobre una inusual actividad sísmica en la Península Antártica. En específico, se trata de miles de sismos registrados en el Estrecho de Bransfield.

Según detalló el CSN, mediante técnicas de detección automáticas se han podido identificar más de 30.000 eventos ocurridos durante tres meses desde fines de agosto. «Corresponden a los sismos más conspicuos, o detectables, por lo que estudios más detallados podrían arrojar un número incluso mayor», advirtieron.

La mayor parte de la sismicidad se concentra al inicio de la secuencia, principalmente durante el mes de septiembre, con más de mil sismos diarios, comenzando a disminuir en el mes de noviembre.

Esta intensa actividad sísmica en el Estrecho de Bransfield, Península Antártica, comenzó los últimos días de agosto de este 2020, dejándose sentir el 29 de agosto a las 12:47 (UTC) un sismo de magnitud 4.9 (según el Servicio Geológico de Estados Unidos, USGS) y al día siguiente, 30 de agosto a las 10:31 (UTC), con la ocurrencia de un sismo Mww 5.4 (USGS), ambos advertidos por la dotación de la Base Presidente Frei, ubicada en Isla Rey Jorge (Shetland del Sur).

Hasta mediados de noviembre el USGS había reportado un poco más de 100 sismos localizados en esta área. El sismo de mayor magnitud en este período alcanza Mww 6.0, registrado el 6 de noviembre a las 23:49 UTC.

Las razones de esta secuencia sísmica

Desde el CSN explican que «la tectónica alrededor de la Península Antártica es compleja ya que existen variados procesos de convergencia, divergencia y deslizamiento lateral de segmentos de placas en un área relativamente reducida. Como lo es la zona de subducción del remanente de la paleo-placa Fénix por el noroeste de las Islas Shetland del Sur y la separación de la micro-placa Shetland del Sur de la placa Antártica».

Los sismos de mayor magnitud, registrados en al menos tres estaciones sismológicas, pudieron ser localizados y analizados de mejor manera, “mostrando una variedad de mecanismos y geometrías de fallas, todas consistentes con una extensión nor-oeste sur-este por lo que esta secuencia se interpreta como parte del proceso de expansión del Estrecho de Bransfield”, indica Sergio Barrientos, Director del CSN.

Esta observación es corroborada al medir cómo cambia la distancia -mediante observaciones de posicionamiento satelital (GNSS)- entre dos sitios ubicados en ambos costados del Estrecho de Bransfield, uno en Base Artigas (Uruguay, en Isla Rey Jorge) y el otro en Base Esperanza (Argentina, en la Península Antártica). Estas últimas revelan un cambio -a fines de agosto- en la velocidad de expansión del Estrecho de Bransfield ya que la separación de la isla Rey Jorge de la Península Antártica, aumentó drásticamente desde un valor de 8 mm/año a 15 cm/año a fines de agosto.

COMPARTE ESTA NOTA:
COMENTA CON FACEBOOK

LO ÚLTIMO