23 de mayo 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

Este jueves fue revelado parte del contenido del informe que entregó la ministra de Seguridad de Argentina Patricia Bullrich, a la ministra del Interior, Carolina Tohá.

El informe fue revelado por el medio trasandino Clarín, en donde afirma que «se puede identificar la actividad de Hezbollah en el área de la Triple Frontera entre Argentina, Brasil y Paraguay, con centro neural en Ciudad del Este. Este eje habría ido rotando o al menos se ha diversificado. Hoy se toma en cuenta también la ‘triple frontera Andina’ conformada por Chile, Perú y Bolivia; y la ‘triple frontera marítima’ compuesta por los puntos de Colón (Panamá), Maicao (Colombia) y Punto Fijo (Venezuela)».

Además, el documento señala que existen «indicios» que Irán por su «injerencia político comercial» y que Hezbollah a través de «actividades ilícitas» han «aumentado su capacidad de acción en distintos puntos estratégicos de Latinoamérica» apuntando a Chile, Bolivia, Paraguay, Brasil y Colombia, según consigna el medio.

En ese sentido, señala la presencia en la región del clan llamado Barakat, específicamente de Hatem Ahmad Barakat, quien es sindicado por Estados Unidos como presunto financista de Hezbollah y que está vinculado con el atentado en 1994 a la AMIA en Argentina.

Según el documento, Barakat «viajó a Chile para recolectar fondos destinados a Hezbollah, y a principios de 2003, se informó que era un accionista importante en al menos dos negocios en Iquique, Chile».

Estos negocios serían Importadora Dakotas Limitada e Importadora y Exportadora Montreal Limitada hasta junio de 2015 cuando fueron liquidadas. El informe señala que los negocios «servirían como organizaciones fachadas o empresas fantasmas”, como Saleh Trading Ltd. O también a través de Barakat Import Export Ltda -según el informe de Bullrich a Tohá- de donde ‘habrían desarrollado operaciones de blanqueo de capitales para financiar al grupo extremista'».

Asimismo indica que en 2014, en el denominado caso Abbas, se identificó al ciudadano Alí Chahine, con pasaporte estadounidense y libanés y que «de acuerdo a la misma fuente, Chahine sería parte del brazo armado del Hezbollah».

El 5 de mayo de 2014, luego de ingresar a Chile por el aeropuerto internacional Arturo Merino, viaja hasta Arica y luego a Bolivia vía terrestre. Regresó el 14 de mayo. «Allí se habría reunido con dos ciudadanos libaneses de apellido Abbas. El 18 de mayo abandonó Chile con destino a Estados Unidos. El informe profundiza en un punto delicado. Se sospecha que, en La Paz, mantenía un depósito con explosivos a ser utilizado contra objetivos israelíes. No se pudo determinar el paradero de Chahine, pero se habría evitado que se llevara a cabo un atentado a un hostel en La Paz», indica el texto.

Además, el informe plantea sospechas en torno a las presuntas redes de Hezbollah en Chile con el avión iraní Maham Air, operado por la empresa venezolana Conviasa.