14 de abril 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

Este martes 11 de octubre, la sala del Senado aprobó el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico, más conocido como TPP11. Esto, por 27 votos a favor, 10 en contra y una abstención.

El acuerdo comercial es considerado como el tercero más del mundo y ya había sido aprobado en 2019 por la Cámara de Diputadas y Diputados en su primer trámite legislativo. Su discusión fue retomada por la cámara Alta a fines de septiembre del presente año.

El acuerdo -en vigor desde diciembre de 2018- busca reducir o eliminar barreras arancelarias entre los 11 países que lo conforman (Australia, Brunéi, Canadá, Chile, Malasia, México, Japón, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam), abarcando un mercado de prácticamente 500 millones de personas, lo que equivale al 13% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial.

FIRMA DE SIDE LETTERS

La Canciller Antonia Urrejola -presente en la instancia- destacó la aprobación del TPP11 y abordó el protocolo de acuerdo y entendimiento suscrito el 6 de agosto de 2019.

«Dicho protocolo tiene como objetivo despejar las dudas que surgieron durante el debate y las audiencias destinadas a analizar los alcances del acuerdo comercial y cuenta con 7 propuesta de declaraciones interpretativas y 10 compromisos gubernamentales que se implementarían una vez aprobado el TPP11 luego de ser aprobado el Senado. Creemos que este protocolo representa una importante herramienta para la implementación del tratado comercial», destacó.

Agregó que pese a que el acuerdo no era parte del programa de gobierno de Gabriel Boric, la Cancillería llevó adelante un análisis de los alcances del TPP11 y «ha identificado de un tema que es de especial sensibilidad y que sí es abordado en el programa de gobierno. A la luz de este escenario hemos intentado encausar la aprobación del TPP11 a través del intercambio de side letter con los otros países signatarios que busca excluir los efectos de la sección b, del capítulo 9 del tratado relativo al mecanismo de relación de controversias».

En esa misma línea explicó que el objetivo de la Cancillería es «dar una señal política relativa en avanzar en modernizar los estándares hoy existentes en materia de resolución de controversias inversionista-estado, creando además al interior del propio foro del TPP11 una masa crítica, junto a otros países, que permita debatir y perfeccionar los mecanismos contemplados en este acuerdo comercial». Y que los side letter deberán pasar por el Congreso para ser aprobados y que el presidente «ha decidido, dentro de sus facultades exclusivas, esperar el avance de las side letters antes de ratificar el acuerdo».