16 de abril 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

Los candidatos presidenciales de Brasil, Jair Bolsonaro y Luiz Inácio Lula da Silva, se enfrentaron este viernes en el último debate de cara al balotaje en dicho país, a realizarse este domingo 30 de octubre.

«Mentira» y «¿Tendré que exorcizarlo para que pare de mentir?», fueron parte de las duras palabras con que el actual presidente y el ex mandatario discutieron sobre economía, aborto, entre otros temas.

«Lula, usted sabe que todo el sistema está contra mí (…), pare de mentir», dijo Bolsonaro, quien recibió la respuesta su contendor: «los brasileños saben quién es el mentiroso».

Del mismo modo, Lula indicaba que «durante cuatro años, este señor (Bolsonaro) gobernó el país y no dio ningún aumento real de salario, esa es la verdad», ante la aseveración del actual mandatario acerca de reajustar el salario mínimo. También acusó al ultraderechista de «aislar a Brasil del mundo» durante su mandato: «Brasil está más aislada que Cuba. Los cubanos tienen relación con casi toda América del Sur. Usted no tiene relación con nadie».

«Quédate aquí, Luiz Inácio», pidió Bolsonaro justo en un momento en que se encontraba cerca de su contendor.

«No quiero quedarme cerca de usted», respondió Lula, y se alejó.

Según Deutsche Welle, Lula, que llega como favorito en los sondeos, y Bolsonaro, que busca la reelección a sus 67 años, debatieron en TV Globo tras un mes de campaña plagado de golpes bajos y desinformación en la televisión y las redes sociales.

Los candidatos se acusaron mutuamente de estar a favor del aborto. Lula leyó un discurso de 1992 en el que el mandatario, como diputado, defendió en el Congreso el uso de pastillas anticonceptivas, llamadas “pastilla de aborto” por el candidato del PT.

“Usted es abortista convencido. No tiene ningún respeto con la vida”, respondió Bolsonaro, visiblemente nervioso tras la acusación. Más tarde, levantó los brazos y aludió a Dios en un guiño al electorado evangélico.

En el último sondeo de Datafolha, publicado el jueves, Lula recuperó una ventaja de seis puntos al reunir 53% de los apoyos contra 47% del mandatario, considerando los votos válidos, sin nulos ni en blanco.

En la primera vuelta del 2 de octubre, Lula obtuvo el 48% de los votos y Bolsonaro un sorpresivo 43%, superando lo que anticipaban las encuestas.