28 de noviembre 2022

Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

A través de un comunicado, los senadores de Apruebo Dignidad, solicitan revertir el acuerdo alcanzado entre los presidente de los comités para votar este miércoles en la Sala el Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP), también conocido como TPP11.

De acuerdo a lo señalado por los parlamentarios, la idea de postergar la votación es «a objeto de esperar el resultado final  de las negociaciones diplomáticas que el gobierno está llevando a cabo en las llamadas side letters (…) hasta cuando estén los resultados finales de estas gestiones diplomáticas».

Al mismo tiempo, «solicitamos la realización de una sesión especial del Senado para tratar en detalle la estrategia chilena de negociación de las side letters y sus efectos sobre el tratado CPTPP para Chile».

Según plantean lo senadores de Apruebo Dignidad, «de efectuarse la votación y aprobarse el Tratado, la estrategia negociadora chilena quedaría muy disminuida o directamente anulada y, con ello, se perderían importantes grados de soberanía regulatoria para el país». Por ello, «consideramos poco prudente someter a votación ahora».

Además, explican que «el CPTPP, al considerar mecanismos de ISDS con tribunales ad-hoc que no se ajustan a los intereses del país y ponen limitaciones y restricciones excesivas a las regulaciones y políticas públicas, puede llegar a limitar incluso reformas estructurales como los que hoy están en discusión en Chile, por ejemplo, en pensiones, salud, royalty minero, materias ambientales o laborales, incluso la constitucional».

Entre los argumentos para no ratificar el acuerdo, señalan que «además de no beneficiar económicamente de manera sustantiva, sino que marginalmente, el comercio de Chile con los países integrantes de este CPTPP, pone seriamente en riesgo nuestra soberanía regulatoria y nos deja a merced de los inversionistas extranjeros que estimen que sus intereses se vean perjudicados y nos sometan a arbitrajes muy costosos, de incierta imparcialidad, predictibilidad, jurisprudencia y transparencia».

Finalmente, señalan que «las bancadas de oposición, han pasado a llevar la facultad del Presidente de la República de administrar con exclusividad las relaciones internacionales. Esta decisión ha relativizado una regla de oro de la política nacional, al no respaldar una decisión de Estado en materia internacional adoptada por el Presidente de la República en el mejor interés del país».