21 de febrero 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

A casi seis años de la presentación de la demanda en contra de Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia por el caso del río Silala, el equipo chileno cerró la fase de alegatos orales este jueves, manifestando «optimismo» frente a la resolución. 

La agente chilena ante La Haya, Ximena Fuentes, dijo retirarse con «muy buenas expectativas, porque cuando recién llegamos a la Corte, la posición de Bolivia es que el río Silala no es internacional, sino que aguas completamente desviadas a Chile», algo bastante distinto a lo que manifestaron este miércoles. 

«Nos sorprende mucho su posición, porque reconoce que es un río internacional, y ahí crean esta teoría de que habría un porcentaje menor. Lo establecieron entre 10 o 30 por ciento, pero la realidad de los estudios que tenemos señala que es aún menor, entonces el caso se redujo», destacó la subsecretaria de Relaciones Exteriores. 

En el comunicado oficial de la Cancillería, la autoridad complementa que la causa ahora se ciñe a «un último reclamo de Bolivia sobre su derecho a desmantelar la canalización localizada en su territorio, cuestión a la que Chile ciertamente jamás se ha opuesto, requiriendo solamente que Bolivia cumpla con sus obligaciones de debido cuidado y de cooperación propias del derecho internacional». 

Parte de lo argumentado en esta jornada por el equipo chileno es que «Bolivia tiene soberanía, pero se requiere acuerdo», y a la vez que «nunca se ha visto un Estado aguas arriba que quiera sacar aguas subterráneas de un curso de aguas internacionales». 

Concluida esta fase, La Haya se encuentra en condiciones de dictar sentencia, que será inapelable, y que podría darse a conocer en seis meses o un año más, de acuerdo a la agente chilena. 

«La Corte se retirará a deliberar, los agentes de las partes serán notificados a su debido tiempo acerca de la fecha en la que la corte dictará su fallo», precisó la jueza presidenta del alto tribunal de la ONU, Joan Donoghue.