28 de noviembre 2021

Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

Tenía su patente adulterada y estaba con prohibición de circular: el bus volcó la madrugada del 29 de julio, por razones que aún están siendo investigadas. El resultado: 6 fallecidos y más de 40 heridos. El dueño y representante legal de la empresa está libre tras pagar una fianza, mientras las restricciones del Ministerio de Transportes se caen en tribunales. La polémica compañía, si quisiera, podría entregar nuevos servicios, pese a que inicialmente fue suspendida. En Veritas Capitur te contamos lo último de esta historia llena de incidencias.


La madrugada del lunes 29 de julio de 2019 marcó un antes y un después para la empresa de buses Línea Azul. Esa noche, una de sus máquinas -con pasajeros a bordo- volcó en el kilómetro 60 de la Ruta 5 Sur, a la altura de San Francisco de Mostazal. El accidente dejó 6 fallecidos y más de 40 heridos. El bus iba desde Santiago, rumbo a Temuco.

Inicialmente, la causa del volcamiento se creyó que pudo ser lo resbaladizo del pavimento o una desconcentración del conductor de 50 años. Los primeros relatos de testigos aseguraron que el chofer había perdido el control de la máquina, por un posible exceso de velocidad. Hasta ahora, la verdadera razón del accidente sigue siendo investigada por la Fiscalía de O’Higgins.

Horas más tarde, de ese mismo lunes, el Ministerio de Transportes confirmó que el vehículo contaba con siete infracciones, tres de ellas de carácter grave. En paralelo, surgieron los primeros rumores, que días después fueron confirmados en la indagatoria: la placa patente no coincidía con el número de chasis del bus.

El antecedente motivó a una serie de diligencias de la fiscalía, entre ellas, solicitar la detención del jefe mecánico de Línea Azul, además de la del dueño y representante legal de la compañía, Marcelo Hernández. Este último fue formalizado por homicidio y lesiones -en agosto del 2019-. Estuvo varios meses en prisión preventiva, pero a comienzos de junio de este año, dejó la cárcel tras pagar una fianza de $200 millones. Ahora permanece en arresto domiciliario.

SERVICIOS SUSPENDIDOS

Los allanamientos a los talleres de la empresa, en Chillán, Santiago y Rancagua, también constataron otras irregularidades: había más buses con sus papeles adulterados. Todo ello motivó al Gobierno a iniciar un proceso sancionatorio, el que tras aplicarse, ha ido revirtiéndose por fallos de tribunales.

Al confirmarse que la documentación del bus estaba adulterada al momento del accidente, la ministra de Transportes, Gloria Hutt, ordenó el cese inmediato de los servicios interurbanos de la empresa. Mediante dos resoluciones, emitidas por las secretarías regionales ministeriales de Maule y Ñuble apenas tres días después del accidente, se dispuso la suspensión de los recorridos.

El 11 de diciembre de 2019, los abogados de Línea Azul recurrieron con un recurso para anular la resolución de la Seremi de Transportes del Maule. Sobre esa causa, el 1° Juzgado Civil de Chillán, en un fallo de 37 páginas del 6 de abril de este año, le dio la razón a la compañía y levantó la prohibición de operar. Uno de los argumentos del Juzgado fue que «hay una falta de correlación entre los hechos imputados en la formulación de cargos y la norma invocada como infringida, como alega la reclamante».

La trama judicial también se ha desarrollado en las Cortes de Apelaciones de Chillán y Talca, hasta donde la compañía llegó para presentar recursos de protección contra el Ministerio de Transportes. En el caso del Tribunal de Alzada maulino, éste falló a favor de Línea Azul argumentando una posible «arbitrariedad» en la decisión del Gobierno al cesar los servicios. El Consejo de Defensa del Estado apeló, por lo que la causa llegó hasta la Corte Suprema.

VUELTA A LAS CARRETERAS

De acuerdo a información de Veritas Capitur, los servicios que Línea Azul tenía inscritos, caducaron el pasado 4 de junio. Es decir, la prohibición de operar que decretó el Ministerio de Transportes hoy rige para recorridos que en la práctica, ya no existen. Por ello, la empresa podría volver a operar si así lo quisiera.

Para eso, tendría que inscribir recorridos en la Seremi de Transportes respectiva como servicio de transporte interurbano o rural. Si cumpliera con todos los requisitos legales y administrativos, además de la documentación técnica de los buses, puede volver a operar rutas, incluso aquellas que tenia para el fatídico Santiago-Temuco del 29 de julio del año pasado. Según fuentes de Veritas Capitur, Línea Azul hasta ahora no ha hecho ningun tramite para reactivar sus operaciones.

COMPARTE ESTA NOTA
COMENTA ESTA NOTA