5 de octubre 2022

Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

El Presidente Gabriel Boric se refirió al desarrollo de un nuevo proceso constituyente, en medio de la visita oficial que está realizando a Nueva York para participar en actividades en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Al respecto, durante su participación en el World Leaders Forum de la Universidad de Columbia- el mandatario aseguró que «el gobierno tiene una opinión respecto a cómo hay que seguir, sin embargo entendemos que nuestro principal rol es facilitar ese acuerdo y gobernar. Por lo tanto, no pretendo pautear al Congreso por el contenido del acuerdo».

«Sí hay ciertas cosas que me parecen evidentes. Uno, el pueblo chileno se pronunció mayoritariamente el 25 de octubre de 2020 por una nueva Constitución escrita por un órgano 100% electo para ese fin, por lo tanto, la idea de que a una nueva Constitución se pueda llegar solamente entre un acuerdo de los partidos políticos o un grupo de expertos designados, me parece que no respondería al mandato que el pueblo estableció en el plebiscito de entrada. Y creo que eso es un consenso bastante general», agregó.

Del mismo modo, sostuvo que «lo que espero que pase es que tengamos una nueva constitucipon con bordes más claros, que eso lo tienen que definir en el Congreso, con plazos quizás más acotados, teniendo en cuenta la experiencia anterior y con apoyo de comité de expertos o de gente que contribuya a hacer la discusión más fácil y más digerible para todos».

«Pero yo estoy convencido, y los partidos de derecha que históricamente han sido más reacios a estos cambios, en la campaña se comprometieron a que querían una nueva Constitución», recalcó Boric.

Del mismo modo, indicó que «espero que sea una oportunidad para lograr un consenso y que terminemos en una Constitución que sea un punto de encuentro y no en un eje divisorio que nos siga conflictuando por muchas décadas más».

«Ojalá tengamos una Constitución que, desde mi punto de vista -esto es más de contenido- sea más general. Creo que la Constitución no tiene que abordar cada una de las demandas identitarias que existen en la sociedad. Creo que tienen que ser un marco común que permita a la política hacerse las preguntas que todavía no nos hemos hecho», sentenció el mandatario.