Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

La UC necesitó apenas de dos jornadas para quedar sin compañía en la cima de la tabla, luego de imponerse 2-1 a Palestino.

Por Matías Alcántara de Revista El Ágora | Foto: Marcelo Hernández de Photosport

Si bien es cierto el 2-1 es un resultado estrecho, la diferencia futbolística que Católica estableció con Palestino fue mucho mayor, especialmente por lo que ambos equipos exhibieron en el segundo tiempo. Porque en el primero las acciones fueron mucho más parejas, con una UC ligeramente superior a partir de la apertura de la cuenta que llegó luego de un inocente penal cometido por Vicente Fernández a Lezcano que Zampedri transformó en gol.

Antes de ese tanto las acciones eran parejas, porque Palestino propuso un partido de igual a igual sorprendiendo a ratos con una presión alta que incomodó la salida de los locales. Dituro, a diferencia de otros encuentros, contó con poco tiempo y espacios para comenzar los avances con sus reconocidos pases largos, porque siempre tuvo rivales que lo obstaculizaron.

Palestino trató de proponer, sin embargo, sus esfuerzos solo se quedaron en las intenciones ya que jamás exigió al meta contrario, al menos no en el primer tiempo. Sánchez Sotelo, por ejemplo, fue un delantero que no tuvo oportunidades de gol, porque no fue asistido y tampoco se las generó por sus propios medios. A diferencia de lo que hizo Luis Jiménez hace dos meses en el mismo reducto, cuando anotó tres goles. Esta vez el “Mago” jugó como volante y no como un delantero libre, y su aporte fue mucho menor.

Y si el primer tiempo fue relativamente parejo, con un leve predominio de los locales, en el complemento las diferencias se hicieron más evidentes. Católica aprovechó la confusión de los árabes, que jugaron mucho más desaplicados que en la etapa inicial. Sin ir más lejos fue Asta-Buruaga el que se encargó de romper líneas eludiendo a cuento rival se le apareciera en el camino. El defensor logró ganar línea de fondo para mandar un centro aprovechado por Valencia en el segundo palo (50`). Un tanto que tuvo cierta complicidad de Toselli al no poder interrumpir el envío, pero especialmente de una defensa que titubeó por el temor de cometer un segundo penal. En esta conquista, el central recibió más abrazos que el goleador.

Luego fue la UC el equipo que manejó las acciones, que tuvo las mejores oportunidades de gol pero que terminó sufriendo: faltando muy poco Palestino se encontró con el descuento por una mano en el área de Valber Huerta. Luis Jiménez, desde los doce pasos, puso el suspenso (81`).

Pero la UC controló los últimos minutos con la jerarquía de un equipo que ha sabido liderar la competencia chilena por 54 fechas consecutivas. Aunque Palestino logró enviar balones desesperados al área rival en los últimos minutos, que encontraron mejor parada a la defensa contraria que a su delantera.

COMPARTE ESTA NOTA:
COMENTA CON FACEBOOK

LO ÚLTIMO