21 de abril 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

  • Cobresal le ganó 2-0 en El Salvador aprovechando un “regalo” del portero Caputto y la fragilidad de un equipo que luego no tuvo recuperación anímica ni futbolistica para evitar una caída que le compromete en la taba ponderada.

Por DANIEL PÉREZ PAVEZ


Para Universidad de Chile la tabla del campeonato sigue siendo una montaña gigantesca que intenta trepar con una mochila que cada día le pesa más sobre sus espaldas. Dentro de ese morral lleva la inconsistencia de un equipo al que el venezolano Dudamel aún no le encuentra la vuelta, las limitaciones de jugadores en bajo nivel individual, y la imposibilidad de renovar una alineación donde los jugadores más veteranos -Rosríguez y Beausejour, por ejemplo- mantienen su peso en el camarín.

Con ese rival de marcha trabada en la cancha y situaciones complejas fuera de ella se encontró Cobresal en el partido jugado a pleno sol en la cancha calcinante de El Salvador. Sin embargo, el Cobresal de Gustavo Huerta es hoy la antítesis de esa U que cerro el nefasto 2020 de la peor forma. Y es que el cuadro minero muestra una mecánica definida y saca provecho a un plantel sin demasiadas figuras que, incluso, esta vez debió prescindir de Cañete, su mejor valor.

El partido era parejo y todavía ni mostraba tendencias de predominio cuando, a los 22′, un centro largo y alto desde la izquierda lo mandó Silva a la red, aprovechando una desastrosa salida del portero De Paul. Después de ese golpe inesperado, la U no logró rearmarse en ninguna de sus zonas y jugó a contramano del manejo de un adversario afiatado que fue estableciendo hegemonía con el correr de los minutos.

A esta U de transición, que aún refleja vestigios de la anarquía imperante en la cancha durante el ciclo de Caputto, todo le cuesta más por aquella inseguridad que va acumulando a medida que la tabla ponderada del torneo se le aparece como un fantasma recurrente. Si los azules dan demasiada ventaja por los laterales -ambos lentos en la marca, y de salida anunciada con el balón-, en el medio no aparece un volante que pueda sincronizar las transiciones o de pronto encaje un pase con ventaja para el huérfano Larrivey.

Es cierto que el ingreso de Montillo por Cornejo en el segundo tiempo le otorgó cierto orden que redituó un relumbrón en el manejo de la pelota, pero en definitiva jamás abrió caminos hacia la quimera del empate. Aún más, el cansancio del intenso despliegue frente a un oponente mejor dispuesto en ese sentido, le hizo abrir brechas hacia el arco de Caputto y el segundo gol fue una fotografía de la desarticulación de los azules: a los 75′, un pase a las espaldas de Rodríguez permitió que Olivera avanzara treinta metros con el balón dominado antes de definir sobre la salida de Caputto.

En definitiva, Cobresal capitalizó con inteligencia y aplicación los desajustes de la U y las dudas que transmite Dudamel para reorientar con energía -incluso golpeando la mesa en el camarín-, la conformación de un equipo añoso y reacio a la renovación que le reclaman con urgencia los resultados…

PORMENORES

Campeonato Nacional. Fecha 26. Estadio El Cobre. Árbitro: José Cabero.

Cobresal 2: Leandro Requena; Marcelo Jorquera, Rodolfo González, Sebastián Silva, Pablo Cárdenas; Franco Ragusa (71′ Benjamín Osses), Juan Gutiérrez (81′ John Santander), Diego Céspedes; Óscar Salinas (72′ Eduardo Farías), Sebastián Varas (66′ Leonardo Olivera), Felipe Reynero DT: Gustavo Huerta.

Universidad de Chile 0: Fernando De Paul; Jean Beausejour (72′ Luis Del Pino), Luis Casanova, Osvaldo González, Matías Rodríguez; Gonzalo Espinoza, Camilo Moya (72′ Simon Contreras), Fernando Cornejo (45′ Walter Montillo); Pablo Aránguiz (72′ Sebastián Galani), Joaquín Larrivey, Reinaldo Lenis (56′ Ángelo Henríquez) DT: Rafael Dudamel. Goles: Goles: 22′ Sebastián Silva (CBS), 75′ Leonardo Olivera (CBS).