29 de febrero 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

  • El Cacique al final sólo se impuso por 2-1, en circunstancias de que se puso en reiteradas oportunidades a tiro de gol.  Solari, de gran partido desbordando e imponiéndose en el mano a mano, esta vez estuvo peleado con la red. Desperdició al menos tres ocasiones, y una de ellas increíble

Por Eduardo Bruna


Esto es Copa Libertadores. Y eso, en bastante medida, explica el que Colo Colo haya terminado ganando por un estrecho 2-1 a Alianza de Lima, en circunstancias que, de acuerdo a lo que fue el partido, el Cacique debió haberse llevado una victoria cómoda de 3-0 o 4-1, como mínimo. Como sea, la hinchada alba celebró por todo lo alto un triunfo que deja a su cuadro, tras dos fechas jugadas, como puntero del Grupo F.

Y es que Colo Colo fue superior en tres cuartas partes del partido. Claramente superior. Y si al final se anduvo diluyendo, eso no se tradujo en que el cuadro peruano pusiera en peligro la victoria popular. Porque salvo una pifia increíble de Zaldivia tras un lateral, que le dejó servida la pelota a Barcos, aunque con poco ángulo, Alianza de Lima no se procuró oportunidades claras de anotar. Más allá de ese error, sin embargo, Zaldivia justificó plenamente su ubicación como titular, acercándose en muy buena proporción al defensor solvente de sus buenos tiempos.

Con un llamativo despliegue, Colo Colo impidió que prosperara el habitual buen toque peruano. Alianza de Lima no tenía una salida tranquila y limpia porque los delanteros albos tienen bien asumido, de acuerdo a la prédica de Quinteros, que son ellos los primeros defensores. Y eso significaba que los peruanos, marcados en la salida, la tiraran para arriba, saltándose frecuentemente el mediocampo. El resultado es que los dos en punta de “Los Intimos de la Victoria”, Benavente y Barcos, aislados y mal abastecidos, de diez ganaban una, con el agravante que, de lograrlo, no podían prosperar.

Colo Colo, tras un sofocón inicial antes de que se cumpliera el minuto, era absoluto dominador del juego. Los teóricos tres hombres del fondo peruano fueron desde un comienzo cinco, algo que frecuentemente ocurre cuando la principal preocupación de un equipo es no recibir un gol antes que buscarlo. Y frente a ese bien poblado sector de los peruanos, había que ser muy rápido y muy preciso para vulnerar ese murallón.

Con todo, Colo Colo debió abrir la cuenta minutos antes del tanto de Lucero. Corrían 18 minutos cuando Solari, que hizo un muy buen partido, desbordando y ganando seguido el mano a mano a su marcador, se lo perdió de manera increíble. Un pase profundo de Gil dejó a Costa destapado y en posición de remate, sólo que el peruano-uruguayo, viendo que por el otro lado el “Pibe” llegaba absolutamente destapado, se la puso para que la enviara al fondo de las mallas. Un casi imperceptible bote hizo que Solari, con todo el arco para él, la mandara contra el vertical, dejando a la hinchada alba con la celebración atravesada en la garganta.

Fue, sin lugar a dudas, una jornada desgraciada para Solari desde el punto de vista del finiquito, porque tuvo al menos tres clarísimas y no pudo convertir en gol ninguna.

Pero no tardó mucho para que la superioridad alba se tradujera en el marcador, que es al cabo lo único que vale. Suazo, que cada día juega mejor, entreverado en ofensiva cedió para Costa y éste, sin dudar, se la metió a un Lucero que, muy vivo, les ganó la posición a los centrales para de media vuelta tirar de zurda y batir por primera vez al meta Campos.

Las oportunidades de aumentar se presentaron para Colo Colo en un número necesario como para considerar que el marcador de la primera etapa había sido mezquino para todo lo que llegó. Cerca del final, incluso, ante buen centro de Suazo, Lucero estrelló su buen cabezazo de anticipo a los centrales contra el vertical.

El 1-0 a favor del Cacique era más que justo, incluso mezquino, pero la gente esperaba más. Y a los 56 minutos llegó el segundo, un gol que reflejaba mejor lo que estaba ocurriendo en la cancha y que le podía dar a Colo Colo la tranquilidad para manejar el partido sin ansiedades ni atolondramientos. Suazo se mandó una jugada de lateral brasileño, porfía incluida, y su centro hacia atrás lo empalmó de lleno Pavez a la entrada del área, superando limpiamente la aglomeración en el área de defensores y atacantes.

Tras el 2-0, se intuyó incluso una goleada. A los 58 Solari buscó la entrada de Lucero con un centro rasante y un defensor peruano, por evitar el gol, la mandó contra el vertical. Y sobre la misma, un violento remate de Fuentes obligó al meta peruano a exigirse al máximo para mandarla al tiro de esquina.

Una goleada que, obviamente, no llegó. Colo Colo sufrió un gol muy parecido al que le anotó Fortaleza, en el sentido de que el pase pilló a los defensores albos absolutamente en línea. Benítez aprovechó el imprevisto forado para eludir la salida desesperada de Cortés y tirar contra el arco vacío. Para colmo, Opazo se pasó de largo en el postrero cierre que intentó.

En los minutos finales, Quinteros ordenó un cambio del todo lógico y otro que, por contraste, no tuvo ni pies ni cabeza. Tenía que entrar Villanueva por un “Colorado” Gil exhausto, pero no se entendió que excluyera a Lucero para hacer ingresar a un Santos que, una vez más, no la agarró ni con la mano. En la banca estaban Bolados y Zavala.

De cualquier forma, dos partidos y seis puntos son una cosecha más que satisfactoria en Copa Libertadores para lo que estábamos acostumbrados. No es una ventaja definitiva ni excluyente, pero jugando como lo viene haciendo, Colo Colo está para dar pelea. Y eso no es poco para el fútbol nuestro de los últimos años.

PORMENORES

Partido de Copa Libertadores correspondiente al Grupo F. Segunda fecha.

Estadio: Monumental.

Público: 35 mil espectadores, aproximadamente.

Arbitro: Esteban Ostojich, de Uruguay.

COLO COLO (2): Cortés; Opazo, Zaldivia, Falcón, Suazo; Gil (76’ Villanueva), Fuentes, Pavez; Solari, Lucero (82’ Santos), Costa (90+2’ Pizarro).

ALIANZA DE LIMA (1): Campos; Ramos, Míguez, Vilches; Mora (64’ Rojas), Ballón, Lagos (64’ Rodríguez), Valenzuela (46’ Benítez), Concha (75’ Aguirre); Benavente (64’ Lavandeira) y Barcos.

GOLES: Para Colo Colo, Lucero a los 27 y Pavez a los 56’; para Alianza, Benítez a los 69’.

Tarjetas amarillas: En Colo Colo, Zaldivia, Opazo y Villanueva; en Alianza, Míguez, Rojas y Rodríguez.