29 de enero 2023

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

  • Choferes de la aplicación presentaron la acción judicial exigiendo que se declare un vínculo laboral como trabajadores y poder así, acceder a los beneficios y derechos que tiene cualquier empleado contratado en nuestro país. 

Este martes 10 de enero, de manera inédita en Chile, se llevará a cabo la audiencia de juicio en contra la Empresa Uber, tras la demanda colectiva laboral presentada por más de 50 conductores en el Juzgado de Letras de Valparaíso en mayo de 2021.

La acción judicial busca que la firma internacional reconozca que existe un vínculo laboral con los conductores de la aplicación, haciendo exigible el pago de sueldos base, cotizaciones y el cobro de prestaciones, por un monto que asciende a poco más de $7 millones por cada uno de los trabajadores.

Alrededor del mundo, Uber enfrenta un sinnúmero de presentaciones judiciales, sólo en Estados Unidos acumula 170 demandas. Sin embargo, el juicio que comenzará en Chile podría sentar un precedente en nuestro país y prácticamente en toda Sudamérica.

«Después de un largo tiempo, este 10 y 11 de enero, esperamos que Uber nos reconozca como trabajadores de la aplicación y no como «socios». Esperamos que todo el sacrificio de muchos colegas de todo Chile, que día y día se levantan con gran esperanza, pero también con miedo a que les quiten el auto o los puedan asaltar, se vea reflejado en esta demanda y que al fin los trabajadores ganen y sean reconocidos con todos sus derechos para tener un sueldo, salud e imposiciones», indicó Rodrigo Valencia, vocero de los conductores demandantes. 

«Esto debe marcar un antes y un después con respecto a Uber y las otras aplicaciones, para que entiendan que no es llegar y hacer lo que ellas quieran. En Chile tenemos derechos y los beneficios deben ser tanto para ellos como empresa, como para nosotros los conductores, quienes realmente hacemos que esto funcione y debido a nuestro trabajo Uber gana millones», agregó José Tapia, representante de los choferes de la aplicación.  

La demanda de declaración de unidad económica y cobro de prestaciones se fundamenta en que todos los demandantes al inicio de sus funciones debieron suscribir un contrato de servicios con la empresa  Rasier Operations B.V, que es parte de la Aplicación. Dicho contrato debía ser suscrito electrónicamente por cada uno de los aspirantes a conductores de Uber, presionando un botón dentro de la aplicación, vía celular, sin firma ni otra formalidad.
«Sin duda los conductores de Uber tienen con esta aplicación un vínculo de subordinación y dependencia, por consiguiente y en conformidad con la ley chilena, es evidente la existencia de una relación laboral. Esto es lo que hemos solicitado al tribunal, condenando a pagar las prestaciones laborales que se adeudan a nuestros representados. Lamentamos mucho que Uber no haya mostrado disposición a conciliar o acercar posiciones, lo intentamos en varias oportunidades, pero nos topamos con una puerta completamente cerrada», explicó el abogado Jaime Barrientos.El comienzo del inédito juicio se produce a días de conocido el estudio del Observatorio de Contexto Económico de la Universidad del Desarrollo, el cual arrojó que tras los tres primeros meses de entrada en vigencia de la nueva Ley que regula los contratos entre trabajadores y empresas de plataformas digitales, la formalidad no muestra avances significativos. 

Actualmente el 73% de las personas que desempeñan alguna función para las aplicaciones sigue estando en la informalidad, dentro de las cuales se encuentra la empresa Uber.