Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

El cuadro paulista tiene uno de los mejores planteles y con capacidad de sobra para enfrentar dos duras competencias como son la Libertadores y el campeonato nacional. Actualmente es el líder del “Brasileirao”, con una cierta ventaja.

Por PATRICIO DE LA BARRA de El Ágora.

Un día después que la Conmebol dio a conocer los enfrentamientos por los octavos de final de la Copa Libertadores, un amigo conductor del programa “O mundo da Bola”, de la TV Brasil, nos pidió la opinión sobre cuáles creíamos que serían los clásicos que podrían ocurrir en la próxima fase del torneo sudamericano.

Las alternativas eran Boca Junior/River Plate, que enfrentan a Atlético Mineiro y Argentinos Junior; Internacional/Flamengo, que se miden con Olimpia y Defensa y Justicia y Sao Paulo/Palmeiras, que juegan con Racing y Universidad Católica.

Aun con la presencia de colegas argentinos, hubo un empate entre Internacional/Flamengo y Sao Paulo/Palmeiras. Entre los tres votos dados al tradicional Colorado/Mengao, estuvo el mío. Pero debo reconocer que después de observar las actuaciones de los clubes brasileños, estoy seriamente inclinado a cambiar de idea.

Para preocupación de los parciales de la Universidad Católica, Palmeiras es -en este momento- el equipo brasileño con más condiciones, no solamente de pasar a los cuartos de final del torneo sudamericano, sino que para reeditar el título conquistado en 2020.

El cuadro paulista tiene uno de los mejores planteles y con capacidad de sobra para enfrentar dos duras competencias como son la Libertadores y el campeonato nacional. Actualmente es el líder del “Brasileirao”, con una cierta ventaja. Fue el único club que, además de no perder jugadores para las grúas internacionales, consiguió repatriar a Dudu, una de sus piezas más importantes en sus últimas conquistas.

Este fin de semana Palmeiras exhibió todo su potencial venciendo al Santos 3-2. Para ese encuentro contó con todos sus titulares con excepción del excelente meta Weberton, que estaba en la selección. El retorno del paraguayo Gustavo Gómez y del uruguayo Matias Viña, que servían a sus países, mejoraron el sector defensivo. Y los retornados Dudú y Deyverson le dieron mayor potencial ofensivo.

Al término del encuentro, Joao Martins, asistente del suspendido Abel Ferreira, dejó claro que su equipo no se incomoda con que sus adversarios tengan mayor posesión del balón: “Sabíamos que Santos tendría más la pelota, pero verticaliza demasiado el juego. Es un equipo que intercambia pases en el medio campo, pero que deja brechas para infiltraciones y eso lo aprovechamos bien”, indicó.

En su declaración tal vez Martins no pensaba en el encuentro del próximo miércoles ante la UC, en San Carlos, pero es evidente que el estilo del equipo de Gustavo Poyet es muy similar al de Santos del técnico Fernando Diniz.

Para superar al Santos y alcanzar el primer lugar de la tabla de posiciones, Palmeiras colocó en campo a Jaílson, Marcos Rocha (Mayke), Gómez, Felipe Melo y Viña; Danilo, Zé Rafael y Gustavo Scarpa (Patrick de Paula); Raphael Veiga (Wesley); Deyverson (Dudu) y Breno Lopes (Willian).

Ese, con la inclusión del meta Weberton, debe ser el equipo del portugués Abel Ferreira en su primer encuentro ante la UC. Las principales armas del “verdao” son el meta Weberson, el zaguero paraguayo Gustavo Gómez, el lateral izquierdo uruguayo Mathias Viñas; el mediocampista Gustavo Escarpa, encargado de la creación; Rony, un atacante veloz y efectivo. Luis Adriano, también bastante efectivo y Dudú, que retorna a Brasil.

A ellos se suman Patrick de Paula, Wesley y Lucas Lima, todos ellos dotados de excelente técnica, pero que no han tenido oportunidad, lo mismo con el zaguero chileno Benjamín Kuscevic, quien ha jugado solamente 4 partidos (en el último fue expulsado).

Palmeiras y los cruzados se han enfrentado en 5 ocasiones, con 4 victorias para los brasileños y un empate.

COMPARTE ESTA NOTA:
COMENTA CON FACEBOOK

LO ÚLTIMO