26 de mayo 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

Este lunes la Corte Suprema ratificó una multa de US$ 2,5 millones a la que había sido condenada la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) por parte del Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) previamente, el motivo, un cobro abusivo e injustificado de la cuota de incoporación que los clubes ascendidos debían pagar para competir en la Primera B.

La polémica comienza en febrero del 2018, donde se recibió una denuncia en la Fiscalía Nacional Económica (FNE) porque “la cuota de incorporación impuesta por la ANFP tuvo el efecto de limitar la capacidad competitiva y deportiva de los clubes que la pagaron”, según relatan desde la FNE.

Hoy  la Corte Suprema confirmó la multa impuesta por el TDLC, argumentando que: “el establecimiento, regulación y exigencia de la cuota de incorporación objeto del requerimiento, constituye una barrera de entrada al mercado relevante, diseñada exclusivamente por los incumbentes con una finalidad u objetivo exclusorio o anticompetitivo”.

Asimismo, desde el órgano confirmaron que “la imposición de la cuota de incorporación por parte de la ANFP es una restricción desproporcionada e injustificada a la competencia y que ha producido un efecto exclusorio, disminuyendo la capacidad competitiva de los equipos que ascendieron a Primera B”.

Al respecto, el Fiscal Nacional Económico, Ricardo Riesco, afirmó que esta sentencia ratifica que el fútbol profesional chileno, cuyo único organizador es la ANFP, es una actividad económica y que no existen mercados que puedan eximirse de cumplir con las leyes de libre competencia”.

Cabe consignar que entre los equipos afectados por los cobros de la ANFP figuran Deportes Iberia, Barnechea y Deportes Valdivia.