13 de julio 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

El Juzgado de Garantía de Temuco rechazó aplicar la cautelar de prisión preventiva contra el carabinero acusado de disparar contra un joven que perdió un ojo en medio de las protestas al inicio del estallido social, el 19 de octubre de 2019 en la ciudad.

El tribunal dejó sujeto a las medidas cautelares de arresto domiciliario nocturno, arraigo nacional y la prohibición de acercarse a la víctima, al oficial de Carabineros Manuel Alejandro Martínez López, imputado por el Ministerio Público como autor del delito consumado de lesiones graves gravísimas.

En la audiencia de formalización de la investigación, el magistrado Mauricio Torres Contreras rechazó la prisión preventiva solicitada por el Ministerio Público y decretó medidas cautelares de menor intensidad para el teniente coronel Martínez López. Además, el tribunal fijó en  5 meses el plazo de investigación.

«Aquí debemos descartar que la víctima iba simplemente pasando por ese lugar y eso se puede concluir de la declaración del afectado, que dice que a las 20.30 horas él recibió el primer perdigón y que se retiró del lugar a hacerse una curación y posteriormente vuelve al mismo lugar donde él sabía que se estaban causando desórdenes y habían enfrentamientos con carabineros. Por su parte la fiscalía dice que la víctima estaba turbando gravemente el orden público, antecedentes contradictorios y que no han sido debidamente investigados. (…)No es posible concluir frente a ese tipo de hechos, que el funcionario policial imputado haya actuado de manera dolosa en contra de la víctima«, resolvió el juez Torres Contreras.

Según el ente persecutor, en horas de la tarde del 19 de octubre de 2019, Luis Ignacio Jiménez Caamaño se encontraba participando junto a un grupo indeterminado de personas de una protesta en las inmediaciones de la avenida Caupolicán con calle Manuel Montt y sectores aledaños, momento en que efectivos de Fuerzas Especiales al mando del mayor de Carabineros Manuel Alejandro Martínez López ordena y dirige una intervención con carros lanza agua y gases químicos destinados a remover las barricadas y dispersar a los manifestantes que estaban causando daños a la infraestructura pública, los individuos a modo de defensa, comienzan a arrojar elementos contundentes a los vehículos de FFEE, dispersándose a las inmediaciones.

Alrededor de las 22.00 horas, en la esquina de las calles Antonio Varas y avenida Caupolicán, y una vez que la víctima se había aislado del grupo de manifestantes, el imputado comisario Manuel Alejandro Martínez López utilizando su escopeta de servicio, realizó tres disparos apuntando directamente al  tercio superior del cuerpo de Luis Jiménez, uno de los cuales impacta en su rostro, quedando visiblemente lesionado. De acuerdo al Ministerio Público, no concurría en la especie el uso del arma ni la manera en que el imputado la empleó.

Producto de la agresión, Jiménez Caamaño resultó con traumatismo ocular grave, producto del ingreso de una posta de 8 milímetros contenida en el cartucho percutado por el imputado, siendo  derivado a servicios de salud locales y posteriormente al Hospital Regional de Valdivia, donde fue atendido por la oftalmólogo de turno, resultando con pérdida total de la visión en el ojo derecho, requiriendo de dos cirugías para la extracción del proyectil, 15 días de hospitalización y 30 días de recuperación y su consecuente ausentismo estudiantil.

La cautelar fue criticada por la ONG Los ojos de Chile, quienes acusaron que «persiste la impunidad».