21 de abril 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

Un concepto que ha sido parte de la sexta semana de negociaciones entre los partidos políticos para un nuevo acuerdo constituyente es el “arbitro” de los bordes, instancia propuesta por Chile Vamos y que apunta a que no se infrinjan las bases constitucionales establecidas por parte del futuro órgano que redacte la nueva constitución. 

Recordar que en el proceso anterior dichos bordes como la condición de Chile como una República democrática, que respeta los tratados internacionales y las sentencias judiciales, quedaron fuera de cualquier tipo de control. El único mecanismo que se incorporó fue una reclamación procedimental, no de fondo, ante una sala sorteada de la Corte Suprema. Esa opción en todo caso nunca fue activada ya que pese a los intentos de Chile Vamos no lograron conseguir las firmas necesarias. 

En conversación con Veritas Capitur, el diputado jefe de la bancada PPD-Independientes, Cristian Tapia, señaló que «más allá de tener arbitros para definir los bordes, debemos tener la madures política y la responsabilidad para lograr principios que nos sean cambiados o abordados por el órgano encargado de la redacción». 

«Los árbitros están para sancionar, resolver conflictos, pero este no es el caso, insisto, no estamos tan lejos, pero no podemos crear 10 o 15 bordes porque al final vamos a terminar nosotros escribiendo la nueva constitución». 

Los distintos partidos contemplan distintas opciones, como por ejemplo que el control sea judicial en la Sala Constitucional de la Suprema, en sala sorteada o en el pleno del máximo tribunal o el Tribunal Constitucional. Pero también se analizaba la alternativa de que el control lo haga el Congreso o una comisión de expertos.