20 de enero 2022

Veritas Capitur

La Verdad se Conquista

Este sábado comienza la campaña de Amnistía Internacional “Escribe por los Derechos” que marca 20 años de esta acción mundial de envío de cartas. Desde 2001, la organización ha movilizado a sus simpatizantes de diferentes partes del mundo para que actúen en apoyo a personas injustamente encarceladas, perseguidas o vulneradas en sus derechos fundamentales.

En esta ocasión, y a nivel global, Amnistía Internacional convoca a escribir millones de cartas, correos electrónicos, mensajes en redes sociales y tarjetas postales por casos de Ucrania, Bielorusia, Guatemala, China, Tailandia, México, Palestina, Eritrea, Nigeria y Egipto.

En tanto, la sección chilena trabajará especialmente por el caso nacional de Damary (DSAG), Janna Jihad (Palestina), Wendy Andrea Galarza Herrera (México) e Imoleayo Adeyeun Michael (Nigeria).

Damary (DSAG) es una adolescente de Lo Espejo (RM) que a los 15 años fue víctima de trauma ocular durante el ‘estallido social’ a causa del impacto de perdigones en su ojo por parte de carabineros. A raíz del disparo, perdió de manera permanente la visión de unos de sus ojos, lo que cambió su vida para siempre. A dos años del ataque, el autor del disparo sigue sin ser identificado y Carabineros de Chile no ha iniciado siquiera un sumario administrativo. En este caso, Amnistía Internacional exige a la Fiscalía Nacional y a Carabineros que identifiquen, formalicen y juzguen al responsable directo, así como a los altos mandos implicados.

Además, formará parte de la campaña el caso de Janna Jihad (Palestina), también de 15 años, quien es víctima de amenazas e intimidación por su labor de defensa de los derechos humanos en los Territorios Palestinos Ocupados por el Estado de Israel. A los 7 años, Janna comenzó a grabar los abusos del ejército israelí a la población palestina con el teléfono de su madre y lo compartió con el mundo para así denunciar la brutal ocupación militar. A los 13 años, era ya reconocida como una de las reporteras más jóvenes del mundo. Tanto los niños y niñas palestinos como sus comunidades sufren a diario la negación de sus derechos y la discriminación. Amnistía Internacional pide a las autoridades israelíes que pongan fin a la discriminación que sufre Janna, y que la protejan a ella y al resto de los niños y niñas palestinos, como exige la Convención sobre los Derechos del Niño.

También se visibilizará la situación de Wendy Andrea Galarza Herrera (México), quien fue víctima de disparos tras haber asistido a una marcha organizada por colectivos feministas en Cancún para reclamar justicia por los derechos de las mujeres en su país, donde, a menudo, son degradadas, atacadas y asesinadas. Casi perdió la vida, la policía la golpeó brutalmente y recibió dos disparos. Aún así, no ha cesado de alzar la voz contra el sexismo y la violencia de su país. Wendy interpuso una denuncia, pero la fiscalía tardó meses en admitir las pruebas que presentó. A día de hoy, los presuntos autores siguen sin comparecer ante la justicia. Amnistía Internacional pide a las autoridades que protejan a personas como Wendy y se haga justicia con su caso.

Imoleayo Adeyeun Michael (Nigeria), será otro de los casos destacados de la campaña, quien podría acabar en la cárcel por haber participado en el movimiento contra la Unidad Especial Antirrobos (conocida como SARS) de la policía de Nigeria, en el marco del cual jóvenes de toda Nigeria se manifestaron contra la violencia, la extorsión y los homicidios generada por esta. Imoleayo, joven programador informático, promovió las protestas en Internet usando la etiqueta viral #EndSARS. Autoridades armadas entraron violentamente en su casa en plena noche, encerraron a su familia, confiscaron su teléfono móvil y computador y se lo llevaron por varias semanas.

Permaneció 41 días encerrado en un calabozo subterráneo sin acceso a asistencia letrada ni a sus familiares. En este tiempo Imoleayo contrajo neumonía, y finalmente quedó en libertad bajo fianza. En la actualidad, se enfrenta a cargos falsos de «conspiración para alterar la paz pública» y «alteración de la paz pública». Amnistía Internacional pide que se retiren de inmediato los cargos falsos que se le imputan por alzar la voz.

La campaña “Escribe por los Derechos” surgió hace 20 años en Varsovia (Polonia) cuando varios amigos decidieron celebrar el Día de los Derechos Humanos (10 de diciembre) con una maratón de envío de cartas durante 24 horas. De 2.326 cartas en 2001 a 4,5 millones de cartas, tuits y peticiones firmadas en 2020, la iniciativa ha crecido hasta convertirse en la mayor campaña de derechos humanos del mundo y ha contribuido a cambiar la vida de más de 100 personas desde 2001 al liberarlas de la tortura, el hostigamiento o el encarcelamiento injusto.

“Escribe por los Derechos representa todo lo que defiende Amnistía Internacional: personas de todo el mundo actuando con una sola voz en solidaridad global para combatir la injusticia”, afirma Agnès Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional.

COMPARTE ESTA NOTA
COMENTA ESTA NOTA