13 de junio 2024

AQUÍ Y AHORA

NOTICIAS

Esto, a diferencia de lo que ocurre con una sola aplicación del medicamento, situación en que los resultados corroboran que la protección ante contagios es de solo 3%. Además, en el desglose por edad, adultos sobre 70 años habrían elevado su contagio en 64% sin la inoculación. Los investigadores de la U. de Chile afirman que es de vital importancia redoblar los esfuerzos gubernamentales, tanto en acciones, comunicación de riesgo y disponibilidad de datos, y también entre los ciudadanos para evitar la propagación del virus. Asimismo, explicaron que el análisis será continuo, ya que a medida que avance el proceso de vacunación, será necesario realizar seguimiento ante las nuevas cifras.

El estudio, realizado por los investigadores de la U. de Chile, Juan Díaz, Eduardo Engel y Alejandro Jofré, estima la efectividad del proceso de vacunación contra el COVID-19 en curso, que a la fecha ha permitido la inoculación de más de 7 millones de personas, con 4.042.671 de ellas que ya han recibido las dos dosis.

El informe muestra una efectividad de 56,5% para prevenir contagios en quienes han recibido la segunda dosis de alguna de las vacunas hace al menos dos semanas. Este número se calcula tomando en consideración que las vacunas que se aplican en Chile actualmente son la Sinovac (93% de la segunda dosis administrada) y Pfizer BioNTech (7% restante) y se toma en cuenta que esta última ha demostrado en Israel una efectividad de 94%.

[irp posts=»19748″ name=»Vacunación Covid-19: Presidente Sebastián Piñera anuncia acuerdo por 1,8 millones de dosis de CanSino»]

Asimismo, se concluye que la efectividad de la vacuna Sinovac en prevenir contagios es aproximadamente 54%, tanto de personas con una dosis y quienes ya completaron el proceso con sus dos dosis, valor similar al 50,4% reportado por el Instituto Butantan en el estudio de eficacia de esta vacuna realizado en Brasil, que fue clave para la aprobación de esta vacuna por el ISP en Chile.

El investigador de la U. de Chile, Eduardo Engel, precisó que “la metodología que usamos dada la información que hay estima el efecto combinado de lo que se ha aplicado de Sinovac y Pfizer y ese el 56,5% y luego tomando la efectividad de Pfizer en Israel, podemos inferir un 54% para la Sinovac”.

Es importante notar que la similitud entre las cifras de este estudio y el brasileño es alentadora, pues sugiere que la efectividad de la vacuna Sinovac no se ha visto afectada por una eventual circulación de nuevas variantes del virus en el país, ya sea porque dicha circulación todavía no es masiva o porque la vacuna no pierde efectividad con estas variantes.

El análisis realizado por los académicos de la U. de Chile se basa en cómo están funcionando las vacunas en la realidad, no en ensayos clínicos y aplica una versión no lineal de la metodología de diferencias en diferencias para obtener una estimación rigurosa y precisa de la efectividad que está teniendo el programa de vacunación en prevenir contagios.

El estudio realizado con información pública del Ministerio de Ciencias, distingue entre tres grupos de vacunados: los que han recibido sólo una dosis, quienes recibieron una segunda dosis hace menos de dos semanas y los que han recibido la segunda dosis hace al menos dos semanas.

El estudio corrobora que con una sola dosis la protección ante contagios es muy baja, de un 3%. De ahí la importancia de recibir la segunda dosis y seguir con cuidados estrictos hasta transcurridos al menos dos semanas desde su aplicación. También enfatizan los investigadores que no se debe olvidar que el grado de protección de contagios es de un 56%, no de un 100%, y que por el momento no existe la información necesaria para evaluar la efectividad del programa de vacunación para prevenir hospitalizaciones. “Aunque se espera que sea más alto, se necesita información para confirmar que es así” afirma el académico de la U. de Chile Alejandro Jofré.